Linchamientos, la barbarie se extiende. Por: Enrique Muñoz

0

Con el más reciente intento de linchamiento en contra de tres ladrones y homicidas en Amecameca, el fenómeno de la “justicia por propia mano” parece repetirse y extenderse una y otra vez en el país.amecamecafoto. reporterosenmovimiento

Ahora, fueron estos hampones quienes intentaron asaltar a un comerciante en este municipio a los pies del Popocatépetl, pero al encontrar resistencia de su víctima decidieron asesinarlo con el arma blanca que llevaban.

El hecho fue visto por una mujer que de inmediato alertó a los pobladores que, tal como ha ocurrido en otros lugares y en otras ocasiones, se reunieron para linchar hasta la muerte a los agresores, uno de los cuales entre la confusión logró escapar, pero no los otros dos que fueron rescatados por la policía, lo que desató la furia de los vecinos.

Aquí lo que vale la pena reflexionar y preguntarnos es que está sucediendo en el país que al parecer es tierra fértil para la barbarie oculta en el anonimato de la turba, gracias a la inseguridad, la impunidad y por si fuera poco, la indolencia y la inutilidad de las policías, casi siempre incapaces, corruptas y penetradas por la delincuencia organizada.

Cansados de ser víctimas de delincuentes de cualquier nivel, los vecinos son fácilmente manipulados por quienes se escudan en la turba señalando a los malhechores aunque como hemos visto, a veces no lo son y en estos bárbaros acontecimientos mueren inocentes como en los casos de Tláhuac y Ajalpan, Puebla.

Estamos en un círculo vicioso que requiere de atención urgente. No se puede vivir en un país sin leyes, sin orden jurídico y caracterizado por la impunidad en que opera la delincuencia.

ajalpan

Hace falta reconstituir los cuerpos policiacos, depurarlos y rescatarlos del control de la delincuencia organizada o de la precariedad en la que dizque funcionan, lo que los hace fácilmente corrompibles. En esta tarea, la mayoría de los estados ha fallado y las dependencias federales de seguridad, los estudiosos del tema y las ONGs lo han advertido.  Son muchos los mandatarios que no han querido o no han podido, pero siguen nadando de muertito.

Es urgente dejar atrás la barbarie y la sinrazón que nos coloca como un país en el más profundo atraso jurídico y social.

Solo de pensar en quienes con singular alegría han torturado hasta la muerte, han quemado aún con vida a inocentes, los han apaleado escudados cobardemente en la muchedumbre anónima y han  llegado al colmo de tomarse “selfies” con sus víctimas inermes, da escalofrío y vergüenza.

Recordemos que la “justicia por propia mano” es solo un falso cliché porque en México en ninguna ley ni código penal se prevé legalmente la muerte por linchamiento como sentencia para los delincuentes o los homicidas.

Exijamos por la vía de las instituciones la verdadera aplicación de las leyes contra aquellos que han obrado en su contra, de ninguna manera al estilo de la época de las cavernas.

Acerca del autor

Enrique Muñoz

Periodista. Colaboró en “Monitor” primero como responsable de trabajos especiales y más adelante como conductor tanto del noticiero “Monitor de la tarde” como de “Monitor de la Noche”. Fue también conductor del noticiero “MVS Noticias” en su emisión de mediodía y desde 2012 colabora con Radio Fórmula, como conductor del espacio “En Fórmula con Enrique Muñoz” y en “Telefórmula Noticias”.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*