La bella voz. Por Freddy Secundino S.

1

Cuando uno se encuentra con libros de poesía que son preparados de principio a fin por sus propios autores (es decir, que ellos mismos financian su edición y consiguen lugares donde presentarlos en público) y sabe que cada quien pone todo su esfuerzo y conocimiento poético para seleccionar sus mejores poemas que habrán de incluirse, lo menos que se debe hacer es sumarse a la difusión de la obra. Bien lo dijo Jorge Luis Borges: “A todo poeta le ha sido dado, siquiera una vez en la vida, escribir el mejor verso del mundo”.

Humo Sólido es un grupo de poetas de México que, con el hidalguense Daniel Olivares Viniegra al frente, hace unos años se dieron a la tarea de hacer una hoja volante de poesía con ese nombre, sin periodicidad precisa (carencia de recursos financieros) y con poemas de un autor cada vez. Y el libro en comento tiene título homónimo, firmado este año por la editorial Trajín (México).

Por falta de espacio, no se incluye aquí la totalidad (once) de quienes conforman la antología, pero basta con éstos (escogidos al azar) para ejemplificar la calidad que, en general, impera en el libro. El tiraje, como todas las ediciones independientes y, más aún, autofinanciadas, es pequeño y la manera más accesible para adquirirlo es en las presentaciones públicas que ellos consiguen o contactándolos, principalmente, en sus perfiles del feis.

Humo-2

Infortunadamente, en México –si bien la poesía cada vez despierta más interés–, el grueso de lectores avanza mucho más despacio que los autores y en esos eventos no acuden como éstos quisieran o como lo merecen sus libros. Cuando el imán de la poesía en voz alta y en vivo pase de las redes sociales a los foros públicos, quienes la escriben habrán visto los primeros grandes resultados de eso que ahora parece caminar a paso veloz, pero va lento… Y (a veces) viceversa.

En Humo Sólido, antología hay poesía sencilla y “compleja”, multitemática, multicolor y en blanco y negro o monocromática. Casi para todos los gustos y disgustos. En sus autores hay, sin proponérselo, una íntima coincidencia de hacer como que se autodiseccionan y se convierten de pronto en su propio bumerán. Pareciera grande y afanoso el esfuerzo por provocar en el lector lo mismo que uno siente al escribir.

Sea o no así, de pronto aquí se acuña la máxima de Borges, pues da la impresión de que al leer de corrido el libro se está leyendo a un solo autor. Pero son 11, mujeres y hombres, y cada quien tiene su estilo, sus temas, sus caprichos, sus ángeles y sus demonios… Y sin embargo todos juntos hacen un solo mundo, en el que se rinde fiel honor a su nombre porque lo que se desprende de sus páginas se solidifica al irlo mirando letra por letra, ya no es volátil… y como que se queda en las venas y entonces quizá se siente igual que lo sintió quien lo escribió.

 

Humo-3

ROBERTO LÓPEZ MORENO

https://www.facebook.com/roberto.lopezmoreno

 

NEGACIONES

No soy éste, no total,

su negación estoy siendo,

por eso escribo,

o aparento,

y eso ya es lumbrecita.

Para nacer había que destruir un mundo,

el mundo

que habla destruido para nacer.

Soy la sombra de la sombra

para poder ser luz que de la sombra nace.

Niego la sombra de la que procedo

para armar esta luz hecha de sombras,

negación

para erguirse mordedura

de su oscuro fósforo.

Aparento que escribo

Y eso ya es lumbrecita.

 

JESÚS GARRIDO GATICA

https://www.facebook.com/jesus.garridogatica

HOMENAJE A UN POETA

Mi hermano envuelto en árboles,

en otoñales cobijas.

La corona de almohadas

no pudo vencer al vómito divino

a la ciudad del dolor

mil veces mascarada de engaño

mil veces un amor deslavado.

Miles de corazones

que no laten más allá

de lo estrictamente animal,

de lo indispensablemente necesario.

Es tan contingente y tan vanidoso

como la flor de dios.

Tan pequeño y tan grande

Como el enamorado barajar

de las arenas.

“Ya no buscamos textos perfectos”.

 

 

DANIEL OLIVARES VINIEGRA

https://www.facebook.com/daniel.olivares.viniegra

ARENGA ErÓTICA

A Ramsés Salanueva: Cupido Mayor

Ama, ama, ama

por encima o por debajo de la cama

Ama embellecida de granate o de amarillo

o en sensual pijama (o mejor sin ella)

recio proclama

En hamaca o aun a lo largo de una rama, ama

durante toda la compulsiva noche (e inclusive) hasta el amanecer

Remójate después en aguamarina, pero ama

Ama al amaranto más que a la amapola

Ama en vez de amartillar un a(r)ma

Ama según le recitaras a Rosamaría

Y a quien amigaras luego de amoratar a Marilú

Ama tanto hoy por Amadeo

como mañana lo harás por Amadis

Ama, incurre en ese amable y ameno desliz

Arde en las llamas

Sin paladear amarguras de retamas

Ama, mas, encadénate a otros mástiles

sólo al llamar o llamear a las sirenas

ama y brama hasta por mera amabilidad

Ama con amarras o hasta sin chamarra

Ama amancebado o siquiera amaridado

Ama, amariposado, amaricado, amanerado…

Ama amaestrado, amañado e inflamado

Cual Lezama o después de Amado Nervo

Eclipsando miles de veces a la Pita Amor

Duramente amante o bien como amateur

Ama como ama la chamaca a su chamaco…

sobre amates o ya de perdiz entre cuates

amasando, amamantando o incluso al nixtamalizar

A mil, a fuerza de arrumacos y para que no amaine el amor,

amadrínalos…

Ama y amansa lo mismo al Ama que a la elegante Dama

En Salamanca, en altamar o en aguamanil, ama

Pasando por Amacuzac o desde Tlamamala, ama

Ama también entre Amanalco y Amatitlán

Con escamas sin pentagrama o hasta por telegrama

Ama, reclama tu derecho a-matizar

Sin gramática, sin diagrama y sin programa

amachina y sin embromar exclama

Sin tanto drama, sin espesa tramaama

Mas, de preferencia, ama a las de mínimo tamaño

y ama a todas las amazonas sin amar

Múdate ya de panorama

De lejos o de cerca sonríele a la cámara

Encaramado amaga con amar

Lo mismo al diamante que a la amatista,

ama mientras el público te aclama

Ama a este amanuense entamalado

Antes de que amaine la tormenta

O hasta que esta incorpórea amalgama

Nuevamente se resuelva a amacizar…

Ama, y cómo no,

Pero sí… ay amá(cita)

Ama, pero ama, ama ya.

 

Humo-4

ULISES ZAMORA

APUNTES PARA RECONSTRUIR TROYA

Qué manía incendiar ciudades sólo para verte.

Hacer que el viento sienta fuego porque estamos heridos;

ad-heridos a la tierra, cuando no podemos volar

ni convertirnos en ceniza…

despertar a los habitantes con fuego para dar sentido a la noche.

¡Qué triste dejar caballos sin dueño, cruzar frontera entre ciudades!

Palabras al rojo vivo cuando forjamos el ver(so)

¿A dónde iremos si nuestra materia prima es sólo fuego?

¿Cuál será la sombra que se incendie primero?

Color de viento calcinado. ¿Las cenizas tendrán cuerpo?

Vivimos bajo fuego, aunque igual éste es di/verso,

materia prima: antes de tacto, fuego…

y al fuego vuelven las ciudades para no morir

para habitar el último canto.

Cuando nuestras lenguas no dicen amor…

eso es materia de otro incendio.

¡Qué manía la de inventar nombres para rescatarte del fuego!

 

URIEL REYES DELOYA

https://www.facebook.com/uriel.reyes

DESPEDIDA

Algo me muerde aquí,

no es un gato,

es que no te veré más.

 

NOSTALGIA

Un olor blanco.

De abril de limonaria.

En el corredor, el último verdor de limo se oscurece.

Un pájaro caído de su nido da su último estertor.

En el vidrio, una gota dibuja una pregunta.

¿Todo fue soñado?

Nunca estuviste.

Humo-5

MÓNICA MARTZ

https://www.facebook.com/moon.m.12

PEQUEÑO SALMO ENTRE LÍNEAS 9.0

Sería mejor que el día fuera mudo. No tolero el sol, me estoy secando, temo a mi reflejo en él porque la desgracia se prolonga desde estas alturas.

Una vez soñé que acariciaba un búho enorme. Sus plumas se extendían tornasol hacia el piso y de ahí se levantaban nubes de un color que jamás había visto. Al despertar me di cuenta de que ese era el color de la tinta. Intenté guardar un poco de ella en un frasquito para recordar el color, pero mis ojos de nuevo se desprendieron de mi cara y tiré el frasco. Al caer al suelo se fue expandiendo, perdiendo su extraño color… y yo olvidándolo por completo.

Quiero olvidar que estoy hecha de tinta, que mis ojos son focos extintos, que de mi hueso sacro sale una extensión eléctrica que desea desconectarse.

En qué parte de mi cuerpo vive esa sede de la verdad que aúlla noche y día.

Al amanecer la luna segrega contornos calientes de la tinta, ahí, donde antes vivió un enjambre acuífero.

 

 

MARIZELA RÍOS TOLEDO

https://www.facebook.com/marizela.riostoledo

NUIT BLANCHE*

Deux heures du matin Je souffre d´insomnie

Les causes perdues que j´oubliée sautant du sixième sens

Non pas comme une concentration de grand charisme

qui me protêge de la douleur

indépendamment des limites

Ils sont des masses d´ombres oindre haine dans mon horaire

sont des plates que je respire

Quelque part dans mes yeux deviennent tempêtes

parce qu´il n´y a pas de bons mots

ni sueurs qu´évoquent ou il dissipent ses sensations amers

aucune proposition que la mise aux enchères

tandis que je cherche

le pardon de la journée.

 

*Dos de la mañana padezco insomnio / las causas perdidas que he olvidado saltan del sexto sentido / no como concentración de gran carisma que me protege del dolor / sin importar los límites // Son masas de sombras untan odio en mi horario / son llagas que respiro // En algún lugar de mis ojos se hacen tempestad / porque no hay palabras correctas / ni sudores que conjuren o evaporen sus sensaciones amargas / no hay propuesta que las subaste / mientras aguardo / el perdón del día. (Traducción: Y. Duque Vidal).

 

JORGE CONTRERAS

https://www.facebook.com/mousoleptos

YO, SIGUIÉNDOME

Persigo un yo que me fue dejando atrás,

a veces siento alcanzarlo. Piso su sombra;

él voltea, me mira de reojo y sonríe.

Soy yo diciéndome sigue,

no puedo esperarme, esperarte, es lo mismo.

Me alcanzarás.

Sofocado por el cansancio sigo, corro,

doy saltos de árbol en árbol,

piso sus pisadas, cada paso, ya he estado ahí.

Mi sensación me confunde,

mi cansancio me alienta.

Él se ve feliz, pienso si seré su sombra,

su tristeza, pero vuelve su rostro.

Me pide que no me confunda, que soy él,

que me ama, no puede esperarme.

Vuela como si no existiera gravedad,

yo vuelo igual, pero siempre tras él.

Volteo y hay otro yo que me sigue.

Le digo: No te detengas, yo también me sigo.

Somos uno. Sé que habrá el momento de ser Uno.

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*