El Temo, genio y figura, ahora en Cuernavaca. Por: Enrique Muñoz

0

     “Quiero agradecer a la maestra Hortensia y al licenciado Benito Juárez García….ehhh….ehhh…perdón”.   Así comenzó su alocución el pasado lunes el alcalde de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco, al presentarse  muy temprano en una de las escuelas públicas de la capital morelense para rendir honores a la bandera,  como lo hacen habitualmente maestros y alumnos.

cuau

foto: launion.com.mx

     Dejando ver su escasa educación formal y su dificultad para articular improvisadamente un discurso coherente, el Temo se muestra tal cual es: un gran ex futbolista, personaje querido, ídolo de la afición futbolera, pero no un político o un hombre con la más mínima idea del quehacer político ni del lugar a que fue llevado.

     Con la idea de placearlo y de que empiece a foguearse en las actividades propias de funcionarios como el mismísimo secretario de educación pública, que cada lunes visita un plantel para hacer anuncios y plantear su agenda política, quienes asesoran o manejan al Cuau deben haber esperado lo que sucedió a pesar de que el breve discurso lo llevaba por escrito.

     No en vano lo han blindado de tal manera que desde la campaña le han impedido salir a los medios a dar entrevistas o a presentarse en eventos en los que este expuesto a las entrevistas banqueteras, al chacaleo como se dice.

     Lo sucedido en la escuela primaria “Licenciado Benito Juárez García” era de esperarse y es solo una muestra de lo que seguirá ocurriendo si el equipo del alcalde no vuelve a encapsularlo como lo ha hecho desde que lo convirtió en su candidato y después como presidente municipal de una de las ciudades más inseguras y difíciles del país.

Que quede claro, hartos de los políticos y de los partidos tradicionales que a pesar de la alternancia no han mostrado poder con el paquete ni han logrado mejoras o beneficios tangibles para los habitantes de Cuernavaca, los electores votaron por el personaje abierto, claro, malhablado pero sincero, el que representa al “menos peor” o al que suponen no tiene necesidad de robar porque el futbol le ha dado, y mucho.

     Sin embargo, la carencia de bases mínimas de oratoria o elementos para estructurar un discurso a la altura de las circunstancias pondrán en aprietos al ídolo una y otra vez, al grado que me atrevo a predecir que en materia de yerros y sus consecuentes memes en las redes sociales, desbancará o de menos empatará al mismísimo Enrique Peña Nieto.

cuauh blanco

     Queda claro que no es lo mismo mentársela a los árbitros y a los adversarios en la cancha o en el campo de entrenamiento, alburear o insultar entre los cuates o en el barrio o en un antro, que enfrentar situaciones en las que un mínimo de prudencia es requerido.

     Cuauhtémoc merece como mínimo el beneficio de la duda como persona bien intencionada y tal vez con deseos de servir a quienes lo eligieron, aunque no sean sus vecinos y menos sus paisanos porque para nadie es un secreto la trampa esgrimida para hacerlo candidato sin ser originario ni residente de Cuernavaca

     No es la primera ni será la ultima vez que un candidato no nacido en la comunidad sea elegido para gobernarla.

     Esperemos que en beneficio de la comunidad que le encargó presidir el ayuntamiento, Cuauhtémoc pueda rendir buenas cuentas. Lo deseamos sinceramente.

     Solo que en aras de que concluya su difícil encomienda, sus mentores políticos tendrán que hacer mucho para evitar que caiga en sus propios errores de forma porque, como dijo el clásico, la forma en política también es fondo.

Acerca del autor

Enrique Muñoz

Periodista. Colaboró en “Monitor” primero como responsable de trabajos especiales y más adelante como conductor tanto del noticiero “Monitor de la tarde” como de “Monitor de la Noche”. Fue también conductor del noticiero “MVS Noticias” en su emisión de mediodía y desde 2012 colabora con Radio Fórmula, como conductor del espacio “En Fórmula con Enrique Muñoz” y en “Telefórmula Noticias”.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*