China, considerado el epicentro en enero pasado de la pandemia del coronavirus, dio un golpe de mano en su economía y evitó una recesión técnica luego de reportar un crecimiento del 3,2 % en el segundo trimestre de este año, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas.

De esta manera, el gigante asiático es la primera economía de peso en el planeta que da visos de recuperación tras el golpe de la pandemia de covid-19 que paralizó las actividades productivas varios meses.

La economía china se desplomó 6,8 % en los primeros 3 meses del año, en la que fue su primera contracción desde 1976, pero la actividad económica entre abril y junio rebasó el pronóstico medio del 2,4 % de analistas encuestados por la agencia especializada Bloomberg.

Un país entra en recesión técnica si su PIB se contrae 2 trimestres seguidos y el caso chino no fue el mismo, aunque la segunda economía del mundo es un 1,6 % más pequeña que su tamaño de hace un año.

El consumo interno ha tenido un pobre desempeño y la economía se mantiene vulnerable a caídas en la demanda extranjera de productos chinos, debido a las restricciones que perjudican la actividad en otros países.

Analistas consultados por Bloomberg ven como obstáculos principales a la recuperación de China el desempleo causado por el cierre de la producción por la pandemia en el primer trimestre y los esfuerzos de Estados Unidos de impedir que sus empresas y las de otros países hagan negocios con compañías chinas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here