La Policía de Bolivia detuvo a exautoridades del Tribunal Supremo Electoral, sospechadas de llevar a cabo el presunto fraude en los comicios que denunció la oposición antes de que Evo Morales se viera obligado a dejar el poder en un aparente golpe de Estado.

Se trata de la expresidenta del Tribunal, María Eugenia Choque, y los vocales Antonio Costas, Édgar Gonzales y Lucy Cruz, quien había sido designada por el depuesto presidente Morales. Los arrestos se produjeron por orden de la Fiscalía General del Estado, en una Bolivia convulsionada la renuncia forzada del mandatario.

Según medios locales, Cruz fue señalada por Choque ante la Justicia de ser responsable de la paralización de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares, la noche posterior a las elecciones, acción que motivó las sospechas de la oposición a Morales, ganador de los comicios del 20 de octubre.

Según el fiscal Ronald Chávez, los mencionados fueron “enviados a la cárcel”, en distintas dependencias y de manera preventiva mientras se investiga la legitimidad de las elecciones, con base al informe de la Organización de los Estados Americanos. De acuerdo a Chávez resta aprehender a otras 2 personas que fueron autoridades del Tribunal.

En Brasil, y como era de esperarse, el canciller Ernesto Araújo, informó que su gobierno reconoce a la senadora Jeanine Áñez como legítima presidenta interina de Bolivia, pese a que su designación se realizó de manera ilegal por falta de quórum en el congreso boliviano.

“La presidencia fue declarada vacante y ella asumió la presidencia del Senado que también estaba vacante. Y asume la presidencia constitucionalmente. Por ende, nuestra percepción es que la Constitución boliviana está siendo seguida”, declaró Araújo ante medios locales.

La sesión de la Cámara de Diputados boliviana que convocó Añez como segunda vicepresidenta del Senado, para tratar la renuncia del presidente Evo Morales, fue suspendida el martes y se reprogramó para el miércoles. Los legisladores del Movimiento al Socialismo de Bolivia no asistieron a la cita, tras haber pedido amplias garantías para que pudiesen llegar al recinto en La Paz, rodeado por barricadas y fuerzas armadas.

Betty Yañiquez, jefa de bancada del partido de Morales, aseguró en rueda de prensa que los parlamentarios de ese bloque están dispuestos a trabajar por “la viabilidad de una salida constitucional”, pero solicitó las medidas de seguridad necesarias para que sus compañeros puedan llegar a la sede del Congreso, algo que no ocurrió.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here