El fin del confinamiento en China ha traído problemas para miles de parejas, ya que durante la pandemia del coronavirus, se vieron obligadas a compartir las 24 horas del día entre 4 paredes, como no todos son capaces de superar esta prueba, por han optado por separarse una vez concluido el encierro.

Esto aseguran medios chinos, y para intentar evitar una ola de divorcios, se prevé conceder a las parejas que quieran divorciarse de mutuo acuerdo “un período de reflexión de 30 días”. La iniciativa forma parte de un nuevo Código Civil, cuya revisión está prevista para el 22 de mayo, donde las parejas tendrían que esperar un mes antes de que sus solicitudes sean aprobadas.

Los funcionarios esperan que este período ayude a los cónyuges a no dejarse llevar por decisiones impulsivas, preservando así la estabilidad familiar, y en estos 30 días cada parte podrá retirar la solicitud en caso de arrepentirse.

Wang Dan, miembro del Tribunal popular supremo de Pekín a CCTV, apunta que “en nuestras prácticas judiciales notamos que existe un tipo de divorcios impulsivos”. Simplemente, aprobar estos divorcios no solo rompería las relaciones matrimoniales, sino que también causaría un impacto en el cuidado y el apoyo de los niños y las personas mayores”

La cantidad de separaciones en China creció significativamente después de la cuarentena por el coronavirus. Un centro de registro civil en Dazhou, registró unos 300 demandas de divorcio en 3 semanas tras decretarse el fin del confinamiento. Otros registros civiles también notaron un aumento sin precedentes de parejas que quieren poner fin a su matrimonio.

Este plan de plazos de reflexión solo aplica en los divorcios de común acuerdo, no siendo extensible los que pasan por los tribunales, con el fin de proteger a las víctimas de abuso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here