Se termina la era de Donald Trump al frente del gobierno de Estados Unidos, y en cuando concluya esta obscura etapa de la relación de Europa con Washington, t la Unión Europea quiere colaborar con Estados Unidos en foros multilaterales y en la región Indio-Pacífico, sin olvidar otros retos de política exterior como Rusia, Turquía, Irán, Oriente Próximo, África, los Balcanes Occidentales, el partenariado oriental y América Latina, “sin dejar de colaborar directamente con China”.

En un documento, que los jefes de Estado y de Gobierno del organismo comunitario analizarán en la cumbre del 10 y el 11 de diciembre en Bruselas, también se destaca la necesidad de “profundizar aún más” la cooperación transatlántica en ámbitos como la lucha antiterrorista, la seguridad cibernética y la OTAN.

En este sentido, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha invitado al presidente electo Biden a participar en una cumbre virtual y otra presencial en la primera mitad de 2021, que se trataría de hacer coincidir con una visita del demócrata a la sede de la OTAN.

El titular del Consejo Europeo y su equipo están en contacto con el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, “para ver si pueden organizar una visita común” en el primer semestre del próximo año.

De acuerdo con el texto enviado por Michel a los dirigentes del grupo comunitario en Bruselas, “parar la expansión de la covid-19” es “el reto más inmediato para la UE y Estados Unidos”, por lo que “tenemos que intensificar la cooperación para garantizar un acceso global, equitativo y asequible a una vacuna segura y efectiva”.

Más aún, los europeos deben “dar la bienvenida” al anuncio de Biden de volver a la Organización Mundial de la Salud y colaborar en las emergencias sanitarias globales. También se pretende que Estados Unidos y los países de la Unión Europea puedan reabrir sus fronteras para los viajes no esenciales, “tan pronto como las condiciones lo permitan”.

Los miembros de la Unión también deben conseguir que Estados Unidos se comprometa cuanto antes con el objetivo de la neutralidad climática, “dado el compromiso del presidente electo de volver al Acuerdo de París en su primer día en el cargo”, y  quieren pactar con Washington el mecanismo de ajuste del carbón en frontera y cooperar para lograr un acuerdo global para proteger la biodiversidad en la Convención de Diversidad Biológica que se celebrará en China en mayo de 2021.

Otro de los objetivos marcados en el documento enviado a los 27 países es la “rápida solución” de la disputa por los aranceles. Aunque no lo menciona directamente, Bruselas y Washington se han impuesto sanciones arancelarias por las ayudas ilegales a Airbus y Boeing.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here