El presidente brasileño Jair Bolsonaro empieza a convertirse en un problema para sus conciudadanos en tiempos de coronavirus, y un tribunal de Río de Janeiro le prohibió al mandatario divulgar en medios de comunicación una campaña publicitaria llamada ‘Brasil no puede parar’.

En ella, se incentiva a la población a suspender el aislamiento social recomendado por la Organización Mundial de la Salud y que muchos países están cumpliendo para combatir la pandemia de covid-19.

La juez Federal, Laura Bastos Carvalho, freno la campaña y dijo que la propaganda sugiere comportamientos que carecen de base técnica y científica aprobada por entidades de renombre en el campo de la epidemiología y la salud pública.

Además, se considera que su intencionalidad pone en riesgo la salud de las personas, aumentaría los casos de contagio y podría conducir a un colapso en la red de salud.

Si las autoridades federales no bajan la campaña de radio, televisión o cualquier otro medio, serán multados con unos 20 mil dólares, agregó Carvalho.

El diario Folha de Sao Paulo dijo que otro tribunal regional de esa misma ciudad había prohibido al Gobierno federal adoptar cualquier medida contraria al aislamiento social como forma de prevención de coronavirus.

Más aún, se dejó dejó sin validez un par de decretos de Bolsonaro que excluían a iglesias y casas de lotería de las cuarentenas adoptadas por gobernadores y alcaldes al considerarlas actividades esenciales.

El incumplimiento de estas disposiciones acarreará una multa igual a la antes mencionada.

El mandatario ha reiterado que se opone al aislamiento social y ha presionando a los gobiernos de las grandes ciudades del país a que suspendan las medidas al respecto y reanuden las actividades habituales.

Con el argumento de que el impacto económico de la cuarentena sería más grave que la pandemia, Bolsonaro ha estado instando a la ciudadanía a que regrese a trabajar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here