Un vuelo de Loganair que se dirigía desde Southend  en Inglaterra hasta Derry en Irlanda del Norte, se retrasó hace unos días debido al mal tiempo, y ello derivó en un incidente de esos que rara vez o quizás no ocurren.

Personal de la aerolínea pidió a 5 pasajeros que abandonaran el avión poco antes de la partida hacia irlanda del Norte una vez mejoró el clima, debido a que, dijeron, estaba “demasiado pesado” para volar.

Ante la solicitud de la tripulación, 3 pasajeros debieron salir de la aeronave de manera voluntaria y 2 más fueron seleccionadas para abandonar el avión ya que fueron las últimas en registrarse.

El incidente fue denunciado por el periodista Ben Kelly del diario The Independent, y que para mala fortuna de la aerolínea, estaba a bordo de la aeronave.

El reportero dijo en su cuenta de Twitter que su vuelo a Derry “tiene alrededor de 50 personas y ahora nos dicen que es demasiado pesado. Se pide que 5 personas bajen del vuelo para que pueda salir. Nadie se ofrece voluntario”.

Detalló que la alternativa que se ofrecía a los pasajeros era tomar otro vuelo desde un aeropuerto diferente, hasta que 3 pasajeros desembarcaron voluntariamente y 2 personas más, las últimas en registrarse, fueron seleccionadas para abandonar el avión.

Un directivo ejecutivo de la firma dijo que “cuando el clima se despejó en Derry, una combinación de baja presión y lluvia dejó la superficie de la pista en Southend en una condición que impuso limitaciones en el rendimiento del avión. En consecuencia, el avión superó su peso máximo de despegue disponible”.

Loganair confirmó que se cubrieron los costos de los pasajeros afectados y se ofreció una compensación económica de 250 euros, además de ofrecer disculpas por el retraso tras justificar que la razón principal de la demora fue el mal tiempo en la ciudad de destino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here