Tuvo su día de suerte: un buscador de oro desenterró una pepita de oro con un peso de 1,4 kilogramos, cerca de la ciudad australiana de Kalgoorlie.

Esto reporta el diario The West Australian y señala que el hallazgo, que ya fue vendido en una tienda de esa población, está valorado en unos 69 mil dólares.

El dueño de la tienda donde el buscador de oro negoció la pepita, se negó a proporcionar el nombre del vendedor, y comentó que el hombre encontró la pepita cuando sondeaba los llanos de la zona con un detector de metales.

Dijo que ese tipo de hallazgos tienen lugar pocas veces al año, y que suelen ser realizados por especialistas que cuentan con aparatos más pesados que un simple detector.

Destaca que “es bueno ver a gente encontrando pepitas como esta, y que aunque “Son más difíciles de encontrar, siguen estando ahí fuera”.

Añadió que no puede recordar un año en el que hubiera tantos buscadores como este 2019, y que “los precios del oro están altos en este momento, es como una fiebre del oro”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here