Tal como lo había estimado el sector de la telemetría, la pandemia provocada por el virus del Sars-CoV2 (COVID-19) ha comenzado a afectar significativamente al transporte carretero de mercancías, principalmente al relacionado con víveres y alimentos no perecederos con empaque. Estado de México, Veracruz, Puebla y Guanajuato, son las entidades con el mayor porcentaje de hurtos.

Al cierre de abril se registraron a nivel nacional un total de 324 robos a camiones pesados y 192 a vehículos de menor tonelaje utilizados comúnmente para reparto y distribución local, el remanente fueron particulares y otras modalidades de transporte.

El incremento general a nivel nacional fue del 7% medido bimestralmente.

De acuerdo con reportes de los 44 miembros de la Asociación Nacional de Empresas de  Rastreo y Protección Vehicular, la crisis sanitaria por el Sars-CoV2 o COVID-19 es  aprovechado por el crimen organizado para atracar camiones pesados de carga, especialmente  los que trasladan productos de consumo alimenticio, seguido de los automotores empleados en  la distribución secundaria (camionetas para reparto local de 1.5 a 3.5 toneladas) para el nicho de abarrotes y formatos de conveniencia (venta al detalle).

Los horarios más recurrentes son a partir de las 4 de la mañana que es cuando comienzan a salir las unidades cargadas.

Las bandas de asaltantes, portando batas blancas, cubre bocas y equipo sanitizante han empleado la técnica del retén sanitario falso para detener camiones bajo el argumento de  “desinfectar” la unidad y/o checar la temperatura del operador. El miedo y la incertidumbre de los operadores ante el brote del Covid-19, es aprovechado por los delincuentes para efectuar los asaltos con armas de alto poder, despojándoles de vehículos, mercancías e inclusive sus pertenencias personales.

Otra modalidad es colocar rocas en las vías para obligar a los transportes a detenerse y poder ejecutar el atraco.

Debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19, el flujo de vehículos particulares en la red de caminos federales y autopistas del país ha disminuido entre 60 y 70%. En contraparte, el sector autotransporte no ha detenido sus servicios de carga y pasaje, pues son consideradas  actividades económicas esenciales, en consecuencia los transportistas son más proclives a caer en estos falsos falsos retenes, refiere Víctor Manuel Presichi Amador, presidente de la Asociación  Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular.

foto; archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here