La Asociación Nacional de Escuelas Particulares informó sobre la situación de las escuelas que decidieron abrir sus instalaciones a las clases presenciales para empezar a recuperar lo que perdido debido a las medidas implementadas por las autoridades para tratar de contener la pandemia
provocada por la covid-19.

En un comunicado, este organismo dirigido desde hace muchos años por Alfredo Villar, que aglutina a escuelas privadas recuerda que el 1 de marzo fue un banderazo de salida para que las escuelas abrieran de manera conjunta y corresponsablemente con sus comunidades educativas que así lo decidieran.

Asegura que a partir de esa fecha, otras escuelas se han sumado y varias más más lo harán, cuando hayan terminado de establecer su protocolo de seguridad sanitaria de manera correcta y en algunos casos autorizados por la autoridad respectiva.

Según está Asociación, respetan la opinión de quienes han fijado postura sobre la apertura de escuelas, y que por ello se dejó en claro que el regreso a clases presenciales debe ser voluntario y que las escuelas que lo hagan también deben seguir impartiendo clases en línea para quienes aún no decidan regresar.

Subraya que las autoridades, que en un principio amenazaron con cierres, clausuras y retiro deRVOEs en algunos casos, han hecho visitas a las escuelas abiertas para verificar el protocolo de seguridad sanitaria y su implementación, siendo la autoridad que más lo ha hecho la COFEPRIS.

Asimismo, siguen trabajando con diversas organizaciones sociales que buscan la reapertura segura de las escuelas, de manera voluntaria y gradual, y platicado con medios de comunicación para que se ponga a debate no solo el regreso a clases presenciales sino también, según Villar, el abandono y abusos de las autoridades para con el sector educativo privado.

Villar adorna que piden a las autoridades emno abrir conjuntamente las escuelas públicas y privadas como lo tienen previsto en el semáforo verde, porque provocará un caos imposible de controlar

Más aún, proponen un plan en el que se
aplique un protocolo avalado por la autoridad en cada escuela particular que abra voluntariamente, y se revise la correcta aplicación del mismo, así como realizar evaluaciones semanales de los registros escolares para dar seguimiento a la evolución de quienes acudan a clases presenciales.

También sugieren pruebas de COVID19 a las comunidades educativas de manera aleatoria, y agregar un 4º filtro a los protocolos donde las autoridades participen.

Además, llaman a una mesa de diálogo e información quincenal sobre la evolución de las clases presenciales y posibles problemas que se presenten.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here