Un informe del Programa Conjunto de Vigilancia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Organización Mundial de la Salud sobre los avances en materia de agua potable, saneamiento e higiene en las escuelas, con atención especial a la COVID-19, indica que unos 818 millones de niños carecían de instalaciones básicas para lavarse las manos en sus escuelas, escenario donde se incrementa el riesgo de contraer el coronavirus y otras enfermedades transmisibles.

Más de un tercio de esos niños viven en el África subsahariana, en tanto que en los países menos adelantados, 7 de cada 10 escuelas no cotaban con instalaciones básicas para lavado de manos y la mitad de ellas no tenían servicios básicos de saneamiento y agua.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, dijo que “el cierre de escuelas en todo el mundo desde el inicio de la pandemia de COVID-19 supone un desafío sin precedentes para la educación y el bienestar de los niños y niñas”, destacando la necesidad de priorizar el aprendizaje de los menores que incluya el acceso al agua potable, el lavado de manos y a un saneamiento adecuado.

Del mismo modo, el reporte subraya que los gobiernos que intentan controlar la propagación del coronavirus han de encontrar un balance entre la aplicación de las medidas de salud pública y las repercusiones sociales y económicas ligadas a los cierres. El informe detalla las repercusiones negativas de la clausura prolongada de escuelas en materia de seguridad, bienestar y aprendizaje de los menores.

El informe determina varios recursos necesarios para la prevención y control del coronavirus en las escuelas e incluye diez acciones inmediatas y listados de seguridad.

Otros hallazgos del informe señalan que de los 818 millones de niños que no podían lavarse las manos en su escuela, 462 millones asistían a colegios que no disponían de las instalaciones adecuadas o agua disponible para el lavado de manos.

Asimismo, en los 60 países que corren mayor riesgo de sufrir crisis sanitarias y humanitarias debido a la COVID-19, 3 de cada 4 niños carecían de servicio básico de lavado de manos en su escuela al comienzo del brote; la mitad de ellos no disponía del suministro básico de agua; y más de la mitad no tenía un servicio básico de saneamiento.

De igual forma, 1 de cada 3 escuelas en el mundo disponía de un servicio de agua potable limitado o carecía del mismo y 698 millones de niños no tenían servicio de saneamiento básico en su escuela. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here