La Cámara de Diputados aprobó finalmente el proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan artículos a la Ley General de Salud relativos a sobrepeso, obesidad y de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas.

 

Luego de más de 2 horas de debate donde se discutió la iniciativa, fue procesada por los legisladores con 458 votos a favor en lo general y 445 en lo particular, pasando al Senado de la República para su discusión y efectos constitucionales.

 

En la iniciativa se señala que todos los alimentos y bebidas procesados deberán incluir un etiquetado indicando que se trata de alimentos altos en grasas saturadas, en azúcares, en sal o sodio y en calorías.

 

Entre los argumentos que determinaron la aprobación mayoritaria, estuvo el hecho de que hoy en México 34% de los niños de 5 a 11 años y 35% de adolescentes de 12 a 19 años, tienen sobrepeso u obesidad.

 

Más aún, 7 de cada 10 adultos en nuestro país tiene sobrepeso, mientras que el problema de diabetes afecta a 9.4% de la población, es decir, alrededor de 7 millones de personas.

 

Para la presidenta de la Comisión de Salud, Miroslava Sánchez Galván, de Morena, en México apremia la necesidad de un etiquetado frontal que advierta a los consumidores sobre lo que compra de manera clara y sencilla.

 

La priista Frinné Azuara Yarzábal señaló que la población podrá consultar el etiquetado que se utiliza en muchos países por recomendación de la Organización Mundial de la Salud, la UNICEF, y la FAO, como el caso de Chile, donde se ha reducido 20% el consumo de estos alimentos, mientras que la panista Martha Estela Romo advirtió que se deben sumar otras medidas porque en México no existe una cultura de cuándo se debe consumir y cómo consumirlo.

 

En su intervención, Carmen Medel, de Morena responsabilizó a las grandes empresas de obstaculizar la política de etiquetado responsable desde hace 8 años con etiquetas confusas e incorrectas, mientras que el petista Gerardo Fernández Noroña argumentó que el problema de salud de México es además cultural, ya que muchos ni siquiera leen o analizan lo que comen, por lo que ese etiquetado, aunque es un gran paso no será suficiente si no se acompaña de una estrategia complementaria.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here