El cardenal australiano George Pell, exnúmero 3 del Vaticano, se presentó ante un tribunal para apelar la condena de 6 años de cárcel impuesta en marzo pasado por abusar sexualmente de 2 niños hace más de 20 años.

La presidenta del Tribunal Supremo del estado de Victoria, Anne Ferguson, quien encabeza un panel de 3 jueces, afirmó que “el cardenal Pell ha sido condenado por 5 delitos sexuales. Las vistas de hoy y mañana se refieren a si estas condenas deben ser revertidas”.

El prelado fue señalado como culpable de abusar de 2 niños del coro de la catedral de St Patrick’s, en Melbourne, incidentes ocurridos en 1996 y 1997 que implicaron la penetración oral del demandante en presencia de un segundo niño que nunca denunció los hechos y murió de una sobredosis de drogas en 2014.

Pell debe pasar al menos 3 años y 8 meses en prisión por los 5 delitos, y acudió a la corte en su primera aparición pública tras su detención. Su abogado, Bret Walker, alegó que la sentencia no se dio “más allá de toda duda razonable”.

Según el abogado, durante el juicio se aportaron pruebas que mostraron que la agresión “no solo no ocurrió sino que no pudo haber ocurrido” y que el caso se apoyó “completamente sobre la prueba no corroborada del demandante”.

Precisó que “las pruebas constituyen un catálogo de al menos 13 obstáculos sólidos en el camino hacia la condena. Al margen de la visión que se tomara del testimonio del demandante, el jurado no se podía permitir aceptar su palabra más allá de toda duda razonable”.

Los otros 2 argumentos de la apelación se refieren a la negativa a que se presentara un vídeo animado de 19 minutos y al potencial error del juez que condenó a Pell sin permitirle que se declarara culpable o inocente frente al jurado.

La Fiscalía indicó por su parte que las 22 personas convocadas para el juicio en que se condenó a Pell, “ninguno de estos testigos estaba en condiciones de decir que el hecho delictivo ‘no ocurrió'”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here