El presidente de China, Xi Jinping, calificó este lunes al coronavirus como un “demonio” y apareció en público  ante las cámaras con una mascarilla
Durante una visita al personal médico que  está a cargo de la atención de pacientes con coronavirus, el presidente de chino se presentó con bata quirúrgica blanca y una mascarilla azul en el hospital Ditan de Beijing, para observar instalaciones, tratamientos y comunicarse vía videoconferencia con los médicos que trabajan en Wuhan.
La llamada “neumonía de Wuhan”, deja hasta este lunes un saldo aun parcial de 908 muertos y más de 40 mil infectados, según los últimos datos oficiales.
El mandatario se había mantenido al margen y había nombrado al primer ministro, Li Keqiang, al frente de un grupo de trabajo para enfrentar el brote. De hecho, Li ya  visitó la zona cero en Wuhan el mes pasado.
Posteriormente, Xi visitó una residencia en el centro de Beijing, donde se dejó tomar la temperatura y conversó con trabajadores. La comparecencia pública de Xi ocurre justo cuando millones de personas regresaban a sus funciones habituales este lunes, después de unas vacaciones de Año Nuevo Lunar prolongadas por el gobierno, en uno de sus intentos por frenar la propagación de la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here