A preguntas de los periodistas, el director de la Organización, el doctor Tedros, no dio más detalles sobre la respuesta a esa carta, pero sí explicó que el presupuesto de la Organización, de 3000 millones de dólares anuales,  “es muy pequeño”, comparable “al de un hospital mediano en un país desarrollado”.

Tedros detalló que, desde que empezó su mandato hace tres años, están buscando nuevas formas de financiación y expandir la base de donantes. “Es parte de una transformación y no tiene nada que ver con la situación actual”, sostuvo.

El director del área de emergencias, Mike Ryan, explicó que su división sería la más afectada por la posible retirada de fondos de Estados Unidos.

 “La mayoría de los fondos de Estados Unidos van directamente al programa de emergencias para operaciones humanitarias en todo el mundo. Es en torno a 100 millones al año y es la mayor parte de os fondos que recibimos. Me preocupa reemplazar esos fondos para servicios de primera línea en algunas de las zonas más difíciles del mundo.

 Esto tendrá implicaciones importantes para llevar servicios de salud esenciales a la gente más vulnerable  y esperamos que otros donantes den un paso adelante para reemplazar esos fondos”.

En cuanto a la evaluación sobre la respuesta internacional que hará la OMS, Ryan recordó que la resolución aprobada en la Asamblea Mundial de la Salud dedica 34 párrafos a las medidas para acabar con la pandemia y uno a esa evaluación.

Por tanto, dijo, ahora la prioridad es ayudar en la respuesta y cuando se haya controlado el virus se analizará la actuación. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here