El gobierno de Joe Biden estudia la posibilidad de permitir a las familias migrantes separadas en la frontera durante la era Trump puedan reunirse y vivir legalmente en Estados Unidos si así lo desean.

Esto dijo el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Alejandro Mayorkas en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Puntualizó la “urgencia” de solucionar la situación de cientos de menores indocumentados separados de sus familias por la política de “tolerancia cero” promovida por Trump entre 2017 y 2018.

Parte del problema pasa porque hay progenitores de estos menores que no han sido localizados, después de que funcionarios del gobierno de Trump los acusaran de delitos federales de inmigración y los deportara o los enviara a cárceles.

Los niños, separados de sus familias, fueron etiquetados como “no acompañados” y enviados a albergues cerca de la frontera.

Mayorías agregó que tienen la esperanza de reunir a las familias en Estados Unidos o en su país de origen, y darles a elegir si quieren reunirse en Estados Unidos para explorar “vías legales para que se queden en Estados Unidos”.

El Departamento de Seguridad mencionó en un comunicado que los costos legales, de educación y salud derivados de la reunificación familiar no serán cubiertos por las familias, sino que serán financiados por el Gobierno o por organizaciones sin ánimo de lucro y el sector privado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here