El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump,  se mantiene a la ofensiva en su guerra comercial contra varios países,  el turno es de Francia, a quien cuestiona por su pretensión de aplicar un impuesto a las grandes empresas tecnológicas estadounidenses.

Trump amenazó nuevamente con tomar represalias gravando el vino francés, y previo a su partida  a la cumbre del G7 en Biarritz,  dijo  que no es un “gran admirador” de las compañías tecnológicas, pero “son grandes compañías estadounidenses y, francamente, no quiero que Francia salga a cobrarles impuestos a nuestras empresas”. Si hacen eso, gravaremos su vino como nunca antes habían visto”.

El presidente estadounidense ya había amenazado con gravar los vinos franceses como reacción al llamado impuesto digital, que la Casa Blanca cree que golpea injustamente a los gigantes tecnológicos de Estados Unidos.
Trump llegó a la cumbre del G7 y tuvo ya un encuentro con el mandatario galo Emmanuel Macron, del cual habló positivamente, pero no se dijo nada de la amenaza del norteamericano.
Por su parte, la Unión Europea, señaló en voz del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa de la cumbre del Grupo de los Siete, advirtió que responderá si Estados Unidos impone aranceles adicionales al vino francés
“Defenderé enérgicamente el vino francés por muchas razones. Si Estados Unidos impone aranceles al vino francés, la Unión Europea responderá del mismo modo”, dijo Tusk.
Al mismo tiempo, aseguró que no busca una confrontación sobre todo con su “mejor aliado, Estados Unidos, pero debemos estar preparados para este mal escenario”.
Foto Ap

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here