El púgil estadounidense Deontay Wilder, quien perdió su título de campeón de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo ante el británico Tyson Fury el pasado fin de semana, es objeto de duros y burlones comentarios por los aficionados al box, debido a la justificación que se le ocurrió decir para explicar la derrota.

Para Wilder, más que la golpiza que le dio el inglés hasta que sus seconds tiraron la toalla, fue la armadura negra con la que caminó hacia el ‘ring’ como parte del Mes de la Historia Negra, la que lo llevó a la derrota…no se ría.

El atuendo con el que entró al cuadrilátero es una forma de recordar la historia de la diáspora africana que se celebra anualmente en diversos países angloparlantes.

Según el norteamericano,  su oponente no lo lastimó en absoluto, “pero el simple hecho es que mi uniforme era demasiado pesado para mí”, “Solamente pude probármelo la noche anterior, pero no pensé que iba a ser tan pesado”, dijo a yahoo Sports..

Agregó que su disfraz “pesaba unos 18 kilos o más junto con el casco y todas las baterías. Quería que mi tributo al Mes de la Historia Negra fuese estupendo… y supongo que prioricé eso por encima de todo lo demás”.

La explicación parece no haber convencido a numerosos aficionados, que reaccionaron con comentarios sarcásticos en las redes sociales, calificando la justificación como el pretexto más ridículo de la historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here