El guía supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, aseguró este viernes que su país vengará la muerte del general iraní Qasem Soleimani, en un bombardeo estadounidense en Bagdad, y decretó 3 días de duelo nacional.

En su cuenta de Twitter, el ayatolá Jamenei que “El martirio es la recompensa por su incansable trabajo durante todos estos años (…) si Dios lo quiere, su obra y su camino no se detendrán aquí, y una venganza implacable espera a los criminales que se han llenado las manos con su sangre y la de otros mártires”.

Junto con el iraní, jefe de la Fuerza Quds perecieron varios altos cargos de la coalición paramilitar iraquí Unidades de Movilización Popular, incluido el vicejefe la coalición, Abu Mahdi Muhandis.

El Pentágono declaró que la operación se llevó a cabo “para proteger al personal de Estados Unidos en el extranjero” y tenía como objetivo impedir “futuros planes de ataque” por parte de Irán.

Por su parte, un jefe de las fuerzas proiraníes en Irak, Qais al Jazali, llamó a “todos los combatientes” a “estar preparados” tras el ataque de Estados Unidos. Y el líder chií en Irak Moqtada Sadr anunció la reactivación de su milica anti estadounidense.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rompió el silencio después del ataque aéreo que ordenó en Irak y afirmó en su cuenta de Twitter que Teherán nunca ha ganado una guerra.

“¡Irán nunca ganó una guerra, pero nunca perdió una negociación!”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter horas después de publicar una imagen de la bandera de Estados Unidos.

Trump agregó que Soleimani era alguien odiado y temido en Irán, y debió haber sido eliminado hace años.

M miembros del Partido Demócrata criticaron la decisión del presidente Donald Trump de llevar a cabo un ataque de misiles cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, en el cual fue asesinado el general iraní Qassem Soleimani.

El exvicepresidente y actual candidato a la Presidencia, Joe Biden, dijo que Donald Trump “acaba de arrojar un cartucho de dinamita en un polvorín”, y  calificó el ataque como un “movimiento enormemente escalador en una región ya peligrosa” que probablemente provocará futuros ataques de Irán en lugar de disuadirlos.

Agregó que Trump “le debe al pueblo estadounidense una explicación de la estrategia y el plan para mantener a salvo a nuestras tropas y al personal de la embajada, a nuestra gente y nuestro interés, tanto aquí como en el extranjero”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, subrayó que la orden de Trump de eliminar a Soleimani fue emitida “sin la consulta del Congreso”, y argumentó que la medida provocará más violencia en la región.”

Senadores y candidatos a la Presidencia de Estados Unidos como Bernie Sanders y Elizabeth Warren, expresaron el mismo sentimiento a través de sus cuentas de Twitter.

“La peligrosa escalada de Trump nos acerca a otra guerra desastrosa en Oriente Medio que podría costar innumerables vidas y billones de dólares más. El presidente prometió poner fin a guerras interminables, pero esta acción nos pone en el camino hacia otra”, señaló Sanders, mientras que Warren calificó el ataque de “imprudente” y enfatizó que la prioridad de Estados Unidos “debe ser evitar otra guerra costosa”.

En cambio, el republicano Marco Rubio señaló que Soleimani era un “combatiente enemigo activo” y “más peligroso” que el exlíder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, y el exlíder del Estado Islámico Abu Bakr al Baghdadi, en tanto que el senador Lindsey Graham elogió la “acción audaz” de Trump como una “respuesta directa a la agresión iraní orquestada por el general Soleimani y sus representantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here