Respectova la situación en El Salvador, la Alta Comisionada Michelle Bachelet advierte que la decisión de la Asamblea Legislativa de destituir “sin el debido proceso” a los magistrados de la Corte Suprema y al fiscal general del país socava gravemente la democracia y el estado de derecho.

La responsable de derechos humanos dijo que las normas y estándares internacionales estipulan que “los jueces solo pueden ser substituidos en caso de faltas graves de conducta o de incompetencia, de acuerdo con un procedimiento justo que asegure la objetividad y la imparcialidad establecida en la constitución o la ley”.

“El procedimiento seguido para cesar a todos los jueces de la Corte Constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general no cumplió con los estándares requeridos sobre el debido proceso, lo que es una infracción de la ley internacional de derechos humanos y un ataque directo a la independencia judicial, clave para el funcionamiento democrático”, explica la portavoz.

Bachelet recuerda al Gobierno su obligación de restaurar el Estado de Derecho. “Lamentablemente, lo que vemos en El Salvador es la profundización de una alarmante tendencia hacia la concentración de poderes”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here