Autoridades sanitarias en Suecia, cuestionadas por no haber optado por imponer confinamiento nacional cuando apareció durante la primavera pasada la primera oleada de la pandemia del coronavirus, tampoco estimaron adecuadamente el alcance de la segunda oleada de Covid-19.

Este martes, el primer ministro del país nórdico, Stefan Lofven, dijo al diario Aftenposten que “la mayoría de la gente en la profesión no vio una oleada ante ellos, hablaban de diferentes focos”.

El premier, quien está al frente de una coalición de gobierno formada por socialdemócratas y verdes, expresó lo anterior horas antes de que se publicaran las conclusiones de una comisión que investiga la gestión sueca de la pandemia.

La coalición de gobierno sueca, dijo en verano pasado que se nombraría una comisión cuando hubiera pasado la crisis, pero después tuvo que acelerar el proceso ante las presiones políticas y de la opinión pública para hacerlo.

Suecia registró a través de la agencia estadística sueca la tasa de fallecidos más alta registrada en el país escandinavo desde el primer año de la epidemia de gripe que azotó al mundo hace 100 años.

En ese entonces, la llamada gripe española mató a 16 mil 600 personas en el país, indicó Tomas Johansson, de Estadísticas de Suecia, aludiendo a noviembre de 1918..

Suecia reporta este año 320 mil 098 casos de coronavirus y 7 mil 514 muertes asociadas al virus, cifra de muertos mayor a la de sus vecinos Noruega, Finlandia y Dinamarca.

El fuerte aumento de contagios en otoño ha afectado la operación del sistema de salud, lo que llevó al gobierno a apoyar restricciones adicionales como un veto a la venta de alcohol en los restaurantes y bares de todo el país a partir de las 22 horas, así como la prohibición de reuniones en público de más de 8 personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here