Liverpool hizo bueno el pronóstico y derrotó 2-0 al Tottenham para llevarse la Champions League.

El encuentro se disputó en un marco esplendoroso con un estadio Wanda Metroplitano hasta el tope de aficionados de los 2 cuadros ingleses.

Los afortunados que consiguieron una entrada apenas se acomodaban en sus butacas cuando una mano de Sirokko a los 18 segundos de juego fue sancionada con un tiro penal que convirtió Salah al minuto 2 para poner al frente a Liverpool 1-0.

Luego de varios minutos, Tottenham empezó a atacar mientras que Liverpool, sin dejar de ofender , manejo el gol de vestidor que le significó el penal.

El partido fue suspendido brevemente al minuto 17 cuando una joven invadió el terreno de juego, siendo retirada de inmediato por personal de seguridad.

No hubo más emociones en la primera parte y los primeros 45 minutos terminaron 1-0

En la segunda mitad el Tottenham espero hasta el minuto 75 para atacar a fondo pero el portero Allison se erigió en la figura de Liverpool al detener todo lo que le mandaron los Spurs.

Cuando el juego agonizaba, Oglivi con un disparo cruzado dentro del área de Tottenham, piso cifras finales a una final que solo levantó emociones al final.

Liverpool es un justo campeón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here