El problema de la seguridad pública en México está en el corto plazo, y con la nueva estrategia en marcha el gobierno se propone “un punto de inflexión”, para frenar en los siguientes 6 meses la creciente tendencia de la criminalidad, y el paso siguiente es entregar para 2024 un país con niveles razonables de paz y tranquilidad, dijo Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana Federal.

El funcionario compareció ante el Senado de la República para analizar la Estrategia de Seguridad Pública, explicó que los mexicanos padecemos una inseguridad “crónica, histórica” y apuntó que haciendo una fría y desapasionada revisión, estamos ante “una crisis estructural que trasciende responsabilidades sexenales, incluye a cada administración sexenal que nos ha precedido, y las trasciende”.

Durazo Montaño apuntó que el problema de inseguridad y violencia en nuestro país “no se descompuso de la noche a la mañana ni se va a componer de la noche a la mañana”, y puntualizó que “sería irresponsable plantearlo en esos términos, aunque en este gobierno “nos esmeramos diariamente por dejar atrás los días más oscuros”. México está dolido y exhausto por décadas de violencia.

En cifras, el secretario indicó a los legisladores una situación muy dura: el costo de esta violencia fue de unos 5.6 billones de pesos en 2018, cifra equivalente al 24% del Producto Interno Bruto de acuerdo con el Instituto de Economía y Paz.

El funcionario federal dijo que “por eso tenemos generaciones perdidas a causa de la violencia, o se habla con naturalidad de una cultura de la muerte”. En unos años la tasa de homicidios pasó de 13 a 23 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Añadió que las fallas estructurales de nuestro sistema político se expresan en la impunidad y son consecuencias “de un modelo económico sectario, al tiempo que precisó que parte importante de la nueva Estrategia de Seguridad, es erradicar la corrupción y establecer un auténtico Estado de derecho.

“Nadie se llamará a engaño en cuerpos de seguridad, pintamos una línea clara entre la delincuencia organizada y los cuerpos de seguridad, acabaremos con la delincuencia uniformada”, advirtió Durazo.

Sobre la estrategia de seguridad, dijo a los senadores que tendrá como aspectos fundamentales erradicar la corrupción y establecer un auténtico estado de derecho, garantizar empleo, educación, salud y bienestar, respeto pleno y promoción de los derechos humanos; una regeneración ética de sociedad; reformular el combate a las drogas; recuperar y dignificar las cárceles; y reformar el sistema de seguridad pública.

Adelantó que la Guardia Nacional contará al principio con personal de las policías naval y militar y que 50 mil más serán convocados. Iniciará operaciones en 150 regiones este 2019, llegará a 200 regiones en 2020 y en 265 regiones en 2021. Asimismo, la Guardia contará este año con 82 mil nuevos elementos, para 2021 aglutinará a 120 mil y en 2023 tendrá 150 mil integrantes para responder a los desafíos de seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here