El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, arribó este miércoles a Vladivostok en su tren blindado, listo para su reunión del jueves 25 con el presidente ruso Vladímir Putin.

El convoy en el que el dirigente de Corea del Norte realiza su primera visita a Rusia, se detuvo en la estación esta mañana y tanto el líder comunista como su delegación fueron recibidos con alfombra roja y una orquesta de la guardia de honor.

Las autoridades locales tomaron fuertes medidas de seguridad y suspendieron el ensayo del desfile militar previsto para este miércoles. Rusia celebra el 9 de mayo con un desfile militar la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Un par de limusinas negras esperaban a Kim para llevarlo a la Universidad Federal del Lejano Oriente en la isla de Russki, donde se alojará durante su estancia en Rusia.

El líder norcoreano, que realiza su primera visita a Rusia, anunció que prevé discutir en detalle la distensión en la península de Corea con el presidente Putin, y declaró que esperaba que la visita sea útil y exitosa, “y que durante las negociaciones con el estimado presidente Putin pueda discutir en detalle las cuestiones de la distensión en la península de Corea y del desarrollo de nuestras relaciones bilaterales”.

También se espera que los dos líderes discutan las relaciones bilaterales y los lazos económicos.

El tren de Kim cruzó la frontera de Rusia en la localidad de Jasán, donde al dirigente norcoreano le ofrecieron pan y sal, conforme a la tradición rusa de dar la bienvenida a los invitados.

Las negociaciones comenzarán con un cara a cara, luego habrá una discusión en formato reducido y más tarde participarán delegaciones de ambos países.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here