El sitio web pornográfico, GirlsDoPorn de San Diego deberá pagarle a 22 mujeres que ganaron esta semana una demanda por fraude contra dicha empresa. el monto total es de 12,7 millones de dólares.

El juicio duró 4 meses y fue en contra 13 acusados. Las demandantes afirmaron que los propietarios de la productora, Michael James Pratt  y Matthew Isaac Wolfe, junto al actor porno Rubén André García las obligaron con engaños a participar en películas sexuales explícitas sin saber que las imágenes aparecerían en el portal.

En el juicio se descubrió que múltiples individuos y varias empresas afiliadas habían operado como una sola entidad, por lo cual el juez declaró a todos como responsables, por lo que las mujeres recibieron 9,45 millones de dólares de indemnización compensatoria y 3,3 millones de dólares en indemnizaciones punitivas.

El juez reconoció la petición de las mujeres para que se les reconocieran derechos sobre las imágenes divulgadas, y se obligó a los acusados a eliminar los videos publicados de su página web y tomar medidas para que fueran borrados de otros sitios porno a los que permitieron publicar clips, anuncios o películas completas.

Más aún, el juez obligó a los propietarios de la página a publicar en los anuncios de contratación y de manera destacada, que los videos grabados serían distribuidos por la Red y proporcionar copias del acuerdo legal con antelación, así como pedir permiso a las mujeres para usar sus nombres o información legal.

Durante el juicio, los abogados defensores intentaron librar a sus clientes de cualquier responsabilidad argumentando que las mujeres tenían más de 18 años, sabían lo que estaban haciendo, aceptaron el pago e incluso en algunos casos volvieron para realizar más videos.

Los abogados de las féminas señalaron que los videos no se publicaron de inmediato en Internet y los acusados​ rechazaron las solicitudes para eliminarlos.

Algunas víctimas declararon que los acusados les daban alcohol o marihuana y después las apresuraban a firmar sus derechos sobre las imágenes. Asimismo confesaron que aunque aceptaron practicar sexo en cámara para ganar dinero, incluido el pago de la universidad, la publicidad arruinó sus vidas y sus carreras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here