Médicos del hospital francés de Reims, reanudaron la alimentación artificial de Vincent Lambert, quien “vive” en estado vegetativo y a quien se le había retirado el lunes la alimentación.

El Tribunal de Apelación de París ordenó que se volviera a alimentar a Lambert para dar tiempo a que se pronuncie el Comité para los derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas al que recurrieron los padres del sujeto, toda vez que no quieren que muera.

Un grupo de personas que se manifestaban a las afueras del hospital en contra de la decisión de los médicos, celebraron la noticia, siendo esta la quinta ocasión que una orden judicial obliga a los médicos a volver a alimentar al paciente.

Cada vez que los médicos a cargo de Lambert deciden con la aprobación de la esposa de Vincent retirarle la sonda que lo alimenta, los padres, miembros de una asociación católica, encuentran la forma para que su hijo siga siendo alimentado.

Los padres piden que Lambert sea trasladado a un centro especializado en enfermos como él, donde piensan que entenderán mejor su estado, en tanto que la decisión fue recibida con pesar por otra parte de la familia encabezada por la esposa y 5 de sus hermanos, que consideran que lo mejor que se puede hacer para el paciente es dejarlo morir.

Lo mismo opinan los médicos, que descartan toda posibilidad de remisión de este paciente, que ahora tiene 42 años, víctima de un accidente de tráfico en 2008 y postrado en una cama de hospital desde entonces

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here