Pese a que permanece hospitalizado luego del grave accidente que tuvo el domingo en la primera vuelta del Gran Premio de la Fórmula Uno de automovilismo en Bahréin, el piloto francés Romáin Grosjean se recupera de las contusiones y quemaduras de segundo grado en las manos, y mañana mismo podría dejar el hospital.

El equipo Haas para el que corre el galo, dio a conocer hoy el último reporte médico que indica la evolución satisfactoria de Grosjean, aunque no participará en la carrera del domingo venidero y su lugar lo ocupará Pietro Fittipaldi, nieto del doble campeón mundial, el brasileño Emerson Fittipaldi, y quien es piloto reserva de Haas.

Grosjean tuvo uno de los accidentes más impactantes de la F1 cuando su bólido tocó con el del ruso Daniel Kvyat, se estrelló en un riel de protección del circuito, se partió en 2 y se incendió.

De inmediato, tanto personal de seguridad de la pista como el conductor del auto de seguridad y el médico de la Fórmula 1, Alan van der Merwe, y el doctor Ian Roberts respectivamente, llegaron al lugar del percance y mientras los ayudantes de pista luchaban contra el fuego, Merwe y Roberts auxiliaban a Grosjean, que escapó milagrosamente de entre los hierros retorcidos y en llamas de su monoplaza.

El francés le debe la vida a la rápida acción de los involucrados en su rescate como en la tecnología del auto y de su traje de piloto, además del casco.

Según Merwe, “nunca habíamos visto algo así antes. No había visto nunca un incendio como este en mi etapa como conductor de coche médico, era un territorio nuevo y desconocido, y solo podemos estar tan preparados con nuestras propias ideas”.

Los organizadores de la prueba de Bahréin seguramente analizarán la seguridad de la pista antes del gran premio del domingo venidero, bautizado con el nombre de Shakir, y que se correrá de nuevo en el emirato.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here