La agencia Reuters cita declaraciones del investigador principal del programa de ensayos en España de la vacuna contra el coronavirus por parte de la farmacéutica Johnson & Johnson, en donde afirma que varios voluntarios abandonaron el ensayo, tras conocerse que un participante del ensayo de AstraZeneca tuvo efectos secundarios.

Borobia explicó que “muchos han llamado para preguntarnos más detalles sobre el riesgo de la vacuna, si lo que pasó con esa vacuna tuvo algo que ver con la que estamos estudiando, ese tipo de preguntas”, aunque no precisó cuántas personas se retiraron de las pruebas.

Sin embargo, aseguró que hay suficientes voluntarios de reserva para que continúen los ensayos para desarrollar un fármaco contra el covid-19, que ha matado a cerca de 950 mil personas e infectado a poco menos de 30 millones en el mundo.

El científico apuntó que los ensayos de la fase 2 están diseñados para determinar qué dosis y programas de la vacuna generan la mayor cantidad de anticuerpos, mientras que la fase 3 prueba la eficacia de la vacuna.

Detalló que los ensayos de la fase 2 de Johnson & Johnson están programados para durar entre 14 y 16 meses, asegurando que si algunas dosis y programas generan cantidades considerables de anticuerpos, se podría realizar un “análisis intermedio” de fase 3 antes de que termine la segunda etapa.

El investigador expuso que, en la tercera fase, los voluntarios serán mucho más diversos que en la fase 2, que solo involucra a personas con buen estado de salud divididas en grupos de 18 a 55 años, y de 65 años o más.

Añadió que “en la tercera fase incluiremos a todo tipo de personas”, y que “es necesario incluir cierto número de pacientes hipertensos, pacientes blancos, pacientes asiáticos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here