Investigadores británicos encontraron una cepa del virus del resfriado común que ataca, infecta y destruye células cancerosas en pacientes con cáncer de vejiga. Según un estudio que publican en la revista médica Clinical Cancer Research, no se encontró rastro del cáncer en un paciente después del tratamiento con el virus.

Investigadores de la Universidad de Surrey y del Hospital del Condado británico de Royal Surrey investigaron la seguridad y la tolerabilidad de la exposición al coxsackievirus oncolítico (CVA21), cepa natural del resfriado común, en 15 pacientes con cáncer vesical no muscular invasivo que se encuentra en el tejido de la superficie interna de la vejiga.

Los tratamientos actuales para este cáncer son problemáticos. Un procedimiento invasivo que elimina las lesiones visibles, tiene alta tasa de recurrencia del tumor que oscila entre el 50% y el 70%, así como una alta tasa de progresión tumoral entre el 10% y el 20% durante un período de 2 a 5 años.

Otro tratamiento común, la inmunoterapia con Bacille Calmette-Guerin, bacteria viva usada para tratar el cáncer de vejiga, tiene efectos secundarios graves en un tercio de los pacientes, mientras que un tercio no responde al tratamiento.

En el nuevo estudio pionero, 15 pacientes recibieron CVA21 a través de un catéter en la vejiga una semana antes de la cirugía programada para extirpar sus tumores.

El examen de muestras de tejido después de la cirugía descubrió que el virus era altamente selectivo, se dirigía solo a las células cancerosas del órgano y dejaba todas las demás células intactas.

El virus tenía células cancerosas infectadas y se replicó a sí mismo causando que las células se rompieran y murieran. Las muestras de orina tomadas de pacientes en días alternos detectaron “desprendimiento” del virus, lo que indica que una vez que las células cancerosas infectadas por el virus murieron, el virus recién replicado continuó atacando más células cancerosas en el órgano.

La evidencia sugiere que el tratamiento con CVA21 inflama el tumor y hace que las células inmunitarias se precipiten al entorno del cáncer, atacando y matando a las células cancerosas.  Después del tratamiento con el virus, se identificó la muerte celular en la mayoría de los tumores de los pacientes. Incluso, en un paciente no se encontró rastro del cáncer durante la cirugía.

El coxsackievirus podría ayudar a revolucionar el tratamiento para este tipo de cáncer. La reducción de la carga tumoral y el aumento de la muerte de las células cancerosas se observó en todos los pacientes y eliminó todo rastro de la enfermedad en un paciente después de solo una semana de tratamiento, lo que demuestra su eficacia potencial.

La doctora Nicola Annels, investigadora en la Universidad de Surrey, recuerda que “los virus oncolíticos, como el virus de la gripe, pueden transformar el camino para tratar el cáncer y podríamos indicar un alejamiento de tratamientos más establecidos, como la quimioterapia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here