Los trabajadores de la salud brasileños permanentemente incapacitados como consecuencia del coronavirus durante la atención a los pacientes no tendrán una compensación económica porque el presidente, Jair Bolsonaro, vetó una ley que ordenaba otorgar dicho beneficio.

La ley establecía el pago de unos 9 mil 430 dólares a los trabajadores afectados o, en su defecto, a sus cónyuges, personas a cargo o herederos. 

El Gobierno frenó los alcances de la ley 1.826 aprobada por el Congreso, y explicó que el pago de esa bonificación impactaría negativamente en el presupuesto del Estado nacional, por lo que resulta “contraria al interés público” e “inconstitucional”.

En el texto publicado en el Diario Oficial, la Presidencia considera “el mérito de la propuesta y la buena intención del legislador”, pero señala que la iniciativa contiene “obstáculos legales” que impedirían su aplicación en el contexto de calamidad pública que atraviesa el país por la pandemia.

La diputada Fernanda Melchionna, autora del proyecto, criticó el veto y acusó a Bolsonaro de ser el responsable de la grave situación sanitaria, expresando en su cuenta de Twitter que “un genocida que aún se lava las manos por aquel que da su vida para protegernos. ¡Lucharemos para derribar esta crueldad!”.

Brasil es el segundo país más afectado por la pandemia del coronavirus en el mundo, solo detrás de Estados Unidos, con 2.7 millones de contagios de covid-19, mientras y casi 95 mil muertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here