La empresa suiza Algordanza,  lanzó una alternativa inédita a los servicios funerarios al desarrollar una tecnología que permite convertir restos del ser querido fallecido en diamantes sueltos o fijados en una joya.

El sitio web de esta empresa avecindada en la ciudad de Neuchatel  afirma que “se pueden conseguir uno o varios diamantes de la misma persona, o incluso de la unión de varias personas”, especificando que el resultado depende de “la concentración de carbono presente en la esencia” de cabellos o ceniza que sean entregados.

Explican que el cuerpo humano se compone de 20 % de carbono, y en una primera fase que puede llevar semanas, personal del laboratorio especial extraen este elemento mediante un procedimiento de filtración químico que aisla el carbono de los restos incinerados.

Luego de limpiar la sustancia hasta conseguir una pureza del 99,9 %, la estructura molecular se transforma a grafito, después de lo cual Algordanza reproduce el entorno natural para el crecimiento de un diamante real, mismo que está en las profundidades de la Tierra, a alta temperatura y bajo fuerte presión.

La sustancia se somete a una presión de unos 611.830 kilogramos por centímetro cuadrado y luego a una temperatura de 1.200 grados centígrados. Finalmente, la sustancia se cristaliza y cada piedra “se forma al 100% según su propia composición natural, manteniendo su carácter auténtico”.

El resultado del proceso es personalizado porque la cantidad de carbono y boro de los cuales dependen forma y profundidad de la tonalidad azulada del diamante, no está relacionada con la edad, sexo, peso ni altura de la persona de origen.

En cuanto al precio de este inédito servicio de ‘diamantes para la eternidad’, es alto, porque va de 3 mil 900 dólares por un diamante de 0,04 gramos sin cortar hasta 32 mil dólares por 0,4 gramos.

El valor también varía según el tipo de corte. Los llamados ‘brillante’ y ‘princesa’ cuestan 5 mil 400 dólares por 0,04 gramos, mientras que la joya ‘corazón’ ya se sitúa en 5 mil 650 dólares por ese mismo peso.

El tamaño del diamante no depende de la cantidad de los restos cremados, sino de la duración de la fase de crecimiento en la máquina de síntesis de diamantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here