El Gobierno venezolano acusó este lunes a los Gobiernos de 11 países latinoamericanos (México ya no está en la lista), de estar detrás de planes desestabilizadores encabezados por Estados Unidos para poner fin a la revolución bolivariana, en el poder desde 1999.

En un comunicado, Caracas asegura que “continúa la arremetida de un grupo gobiernos satélites subordinados a los planes imperialistas estadounidenses, que alimentan el obsesivo objetivo de poner en marcha una trama desestabilizadora contra la legítima institucionalidad democrática venezolana”.

La Organización de Estados Americanos y la Unión Europea no reconocen como legítimo al actual Gobierno de Maduro, derivado de los comicios de mayo pasado en donde salió vencedor, resultado cuestionado por la oposición por las irregularidades registradas en el proceso.

El  canciller venezolano Jorge Arreaza, publicó el comunicado en Twitter, en el que acusa a los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú de estar “pretendiendo arrogarse ilegalmente la potestad de determinar la legitimidad de las instituciones venezolanas”.

“Los Gobiernos concernidos actúan prestando sus voces al nefasto coro que su mandante está dirigiendo para desencadenar situaciones de inestabilidad política interna que justifiquen la intervención extranjera que los factores guerreristas estadounidenses han venido anunciando sin ningún rubor”, añade el escrito.

El Gobierno venezolano advierte que seguirá “analizando detalladamente las actitudes hostiles de estos Gobiernos y sabrá tomar decisiones que garanticen la protección del Estado y sus instituciones, en defensa de la República y la soberanía nacional”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here