La aplicación de la vacuna contra COVID-19 a 20% de la población en México, representada por las personas adultas mayores, reducirá 80% la mortalidad por esta causa, de acuerdo con el análisis del Grupo Técnico Asesor en Vacunación de México, conformado por personas expertas en materia de inmunología, vacunación, infectología, sociología, sistemas y economía de la salud.

Por ello, la Política Nacional de Vacunación contra el Virus SARS-CoV-2, para Prevenir COVID-19 en México contempla a las personas adultas mayores como grupo prioritario por su impacto en la reducción de la mortalidad.

La vacunación en personas adultas mayores de zonas rurales es un acto de justicia social y equidad, ya que, si se contagia una persona que vive en estas áreas, la capacidad de respuesta es limitada debido a la infraestructura disminuida que las pone en mayor riesgo, explicó el director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Ruy López Ridaura.

Asimismo, ante la limitada capacidad de producción de vacunas por parte de las farmacéuticas, y con el objetivo de incrementar la eficacia del operativo, se ha privilegiado la cobertura total de zonas rurales, que una proporción pequeña, menor a 10% en regiones urbanizadas, añadió.

Dijo que “es necesario avanzar en las 32 entidades federativas, “no podíamos dedicar todas las vacunas solamente a una ciudad cuando la mortalidad es alta en personas adultas mayores de prácticamente todas las ciudades”, de ahí que los embarques se distribuyan en todo el país”.

No obstante, el plan de vacunación avanza simultáneamente en zonas rurales y urbanas conforme aumenta la cantidad de vacunas que llegan al país, como ha ocurrido con la aplicación de la vacuna en alcaldías de la Ciudad de México y Ecatepec, municipio conurbado con una de las mayores tasas de mortalidad.

El director general del Cenaprece recordó que hay vacunas que operativamente facilitan su manejo en zonas rurales como AstraZeneca y Sinovac, en tanto que Pfizer-BioNTech y Sputnik V se distribuyen preferentemente en zonas urbanas.

De acuerdo con el calendario de recepción de vacunas, se prevé que entre marzo y abril se habrá vacunado a todas las personas adultas mayores que aceptaron la aplicación de la vacuna y, probablemente 60% de ellas cuente con la segunda dosis.

Hasta este 26 de febrero, 955 mil 269 personas mayores de 60 años recibieron su primera dosis de vacuna.

Cabe mencionar que de acuerdo con el documento Política Nacional de Vacunación contra el Virus SARS-CoV-2, para Prevenir COVID-19 en México, la recomendación de vacunas a personas adultas mayores fue resultado del análisis minucioso de la información nacional e internacional. Se revisaron estudios específicos de riesgos de salud, pobreza e inequidad con relación a la infección y muerte por COVID-19 realizados en el Instituto Nacional de Salud Pública, además de los criterios de promoción del bienestar humano, respeto igualitario, equidad global, equidad nacional, reciprocidad y legitimidad.

La política nacional de vacunación contra COVID-19 toma en cuenta 4 ejes de priorización: edad de las personas, comorbilidades personales, grupos de atención prioritaria y comportamiento de la epidemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here