Un reciente estudio difundido en la revista Annals of Internal Medicine, informa que la vacuna triple vírica usada para inmunizar a niños contra enfermedades contagiosas como sarampión, parotiditis y rubeola, no aumenta el riesgo de sufrir autismo

Investigadores daneses estudiaron 657 mil 461 niños nacidos entre el 1 de enero de 1999 y el 31 de diciembre de 2010 en el país nórdico, y los observaron desde su primer año de vida y hasta el 31 de agosto de 2013, resultando que solo 6 mil 517  fueron diagnosticados con autismo y los especialistas no encontraron relación entre la vacuna contra estas enfermedades y el autismo.

Anders Hviid, uno de los autores del estudio, explica que “el autismo apareció con la misma frecuencia entre los niños que habían sido vacunados con vacuna triple vírica que entre los 31 mil 619 niños que no habían sido vacunados, por lo que podemos concluir que la vacuna triple vírica no aumenta el riesgo de desarrollar autismo.

Los científicos centraron sus observaciones en parámetros de riesgo como “niños de padres mayores, niños cuyas madres han experimentado complicaciones durante embarazo, niños cuyas madres han fumado, niños con bajo peso al nacer, así como asociaciones relacionadas con el tiempo entre el momento de la vacunación y el desarrollo del autismo”, explicaron en el sitio web de Statens Serum Institut.

Igualmente, los especialistas daneses no han observado un aumento del riesgo de sufrir autismo después de la vacunación en subgrupos de niños que presentaban factores de riesgo asociados a la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here