Los temores en el sentido de que la futura vacuna contra el coronavirus sea utilizada con fines electorales en Estados Unidos parece cobrar forma, luego de que el gobierno federal informara a las autoridades estatales que se preparen para que una vacuna esté lista para su distribución a partir del 1 de noviembre, es decir, 2 días antes de las elecciones presidenciales donde Donald Trump va por la reelección.

En una misiva dirigida a los gobernadores fechada el 27 de agosto, Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo que los estados “en el futuro cercano” recibirán solicitudes de permisos de McKesson Corp., que tiene un contrato con los Centros para distribuir vacunas, incluyendo a los departamentos de salud estatales y locales, y a hospitales.

Según Refield, “los CDC piden urgentemente su apoyo en agilizar las solicitudes para esas instalaciones de distribución y, de ser necesario, les piden que ustedes consideren hacer a un lado los requerimientos que impedirían que esas instalaciones estén completamente funcionales para el 1 de noviembre del 2020″.

La carta, cuya copia está en poder de la agencia de noticias AP, indica que cualquier exención no comprometerá la seguridad ni la efectividad de la vacuna.

Esto ha generado preocupación entre los expertos de salud pública sobre una “sorpresa en octubre”, una vacuna cuya aprobación haya sido motivada por consideraciones políticas antes de unos comicios presidenciales en lugar de quedar sustentada en la ciencia.

Expertos en vacunas y salud pública explican que las pruebas de las fases finales de las vacunas experimentales aún estaban buscando voluntarios, y que en el mejor de los casos se encuentran a medio camino en ese proceso.

“Estar preparado es razonable. Abreviar las pruebas de la fase 3 antes de tener la información necesaria no lo es”, dijo el doctor Paul Offit, experto en inmunización en el Hospital Pediátrico de Filadelfia y miembro de la comisión asesora sobre vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Peter Hotez, decano de la escuela de medicina tropical de la Universidad Baylor, dijo que estaba “muy preocupado” en torno a si la FDA utilizaría una autorización de uso de emergencia para aprobar una vacuna sin antes saber si es segura y efectiva. (con información de AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here