La primera fase de los ensayos de una vacuna contra el coronavirus desarrollada por científicos de la Universidad  británica de Oxford  ha mostrado que el medicamento es eficaz contra la enfermedad, afirma el diario  The Telegraph citando a fuentes cercanas  con la investigación.

Una de esas fuentes  que pidió anonimato, precisó que el medicamento, inyectado a 500 voluntarios, ha provocado en ellos “una doble defensa” contra el virus, haciendo que produjeran anticuerpos y linfocitos, o células-T, que forman parte del sistema inmune y pueden combatir el patógeno.

El resultado es alentador, ya que la inmunidad basada en linfocitos es más duradera que la que dan los anticuerpos y puede mantenerse durante años.

Otra fuente confirmó la noticia, y señaló que “puedo decirles que ahora sabemos que la vacuna de Oxford cubre ambas bases: produce una respuesta tanto de células-T como de anticuerpos”.

“Con suerte, la combinación de esas 2 podrá proteger a las personas”, explica la fuente,  y añade añade que  “de momento todo va bien”, advirtiendo que aunque los resultados son “extremadamente prometedores”,  no se ha demostrado la longevidad de la vacuna.

Según el diario, los resultados de los ensayos se publicarán en la revista The Lancet el próximo lunes.

En abril, la vacuna de Oxford fue probada exitosamente en macacos Rhezus, y en junio comenzaron en Brasil ensayos a gran escala de la vacuna paralelos a los británicos.

A fines de abril, el farmacéutico británico AstraZeneca, que producirá la vacuna desarrollada en Oxford, anunció que si la vacuna se muestra efectiva, ya el próximo octubre la empresa podrá “suministrar un número suficiente, dando prioridad a la población del Reino Unido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here