La hija del expresidente de Uzbekistán, Islam Karimov, quien gobernara esta exrepública soviética de 1990 hasta su muerte en 2016, fue acusada de ser parte de una red que le pagó más de 865 millones de dólares en sobornos, de acuerdo con la Fiscalía del distrito sur de Nueva York

De confirmarse su culpabilidad, sería el caso de soborno a una persona más grande que se haya registrado bajo la Ley estadounidense sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero, toda vez que Karimova es acusada de conspiración para lavar dinero con Bekhzod Akhmedov, exdirector de una subsidiaria uzbeka de la compañía rusa de telecomunicaciones MTS.

Guinara Karimova, que fungió como embajadora uzbeka ante la ONU, estaba bajo arresto en su país tras ser condenada por fraude y lavado de dinero en 2017, cuando recibió una sentencia de 5 años, y las autoridades uzbekas dijeron que había violado los términos de su arresto domiciliario y enviada a prisión donde permanecería hasta el final de su sentencia.

El poder judicial uzbeko la acusa de ser parte de un grupo criminal que controla activos por un valor de más de mil millones de euros.

Los cargos fueron anunciados luego de que MTS, reportara que había acordado pagar 850 millones de dólares a autoridades estadounidenses, en procedimientos relacionados.

Akhmedov, que vive en Rusia, habría ayudado a organizar el esquema en nombre de la empresa MTS y 2 dos empresas del ramo, VimpelCom Ltd de Rusia y la sueca Telia Company AB, y sus filiales en Uzbekistán.

La Fiscalía neoyorquina también presentó cargos contra MTS y otra de sus subsidiarias en Uzbekistán, por conspirar para violar la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero por el dinero pagado como soborno, y la empresa en cuestión ya se declaró culpable esta semana en el tribunal de Nueva York.

Los acusados habían acordado entre 2001 y 2002 que Akhmedov solicitaría a las compañías de telecomunicaciones que pagaran un soborno a Karimova, que usaría sus influencias para que mantuvieran sus actividades en Uzbekistán, cuando su padre era presidente.

Autoridades estadounidenses van por el dinero de Karímova  en cuentas en Suiza, Bélgica, Luxemburgo e Irlanda o los fondos blanqueados de ese soborno.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here