Un experimento realizado por los Institutos Nacionales de Salud de Bethesda en Estados Unidos, muestran cómo las gotas de saliva se desplazan por el aire de manera diferente durante una conversación si el emisor usa una mascarilla o no.

Esto fue publicado hace unos días en el New England Journal of Medicine, y se muestra como los especialistas emplearon láseres para destacar las gotas de saliva que salen de la boca de un hablante al repetir la expresión ‘manténgase sano’ en el interior de una caja de cartón.

Los expertos indican en el texto que las gotas grandes “caen rápidamente”, pero las pequeñas se pueden deshidratar, agruparse y permanecer suspendidas en el aire con opciones de expandir “la extensión espacial de las partículas infecciosas emitidas”.

Mientras la persona que habla alarga el contenido de lo que está diciendo, aumenta la cantidad de saliva que expulsa, en tanto que si pronuncia la misma frase con una toallita húmeda sobre la boca reduce el número de gotas que propaga.

Harvey Fineberg, responsable del Comité Permanente de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, destacó que “todas” las gotas de saliva que salen de un ser humano al “hablar o respirar” son capaces de transportar un virus, sin importar su tamaño. (RT)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here