Uruguay se convirtió el lunes en el primer país de América Latina en retomar el año escolar luego de que las autoridades reportaron apenas un centenar de contagiados por coronavirus en todo el territorio.

Así, unos 80 mil estudiantes de más de 600 planteles educativos de primaria y secundaria quedaron habilitado para volver a las clases presenciales, suspendidas el 13 de marzo por la declaración de la emergencia sanitaria

La actividad inició en los planteles ubicados fuera del área metropolitana de Montevideo donde se acumula la mayor cantidad de casos de COVID-19, y los alumnos del último año de bachillerato y de escuelas en comunidades vulnerables.

Los grupos fueron divididos en 2 para mantener la distancia física y cada uno tendrá clases presenciales 2 días a la semana, acompañadas por clases virtuales y los estudiantes no podrán permanecer más de 4 horas en los planteles.

El presidente Luis Lacalle Pou dio a conocer la medida y aseguró que “este paso lo damos porque estamos convencidos de que el riesgo es mínimo”, y agregó que “para adelante todo lo posible, para atrás todo lo necesario”.

El regreso a las aulas es paulatino y voluntario: en 15 días comenzará otro grupo de 230 mil estudiantes y los 390 mil restantes se presentarán a fin de mes.

Los colegios privados también quedaron habilitados para comenzar de acuerdo con su propio cronograma.

La Administración Nacional de Educación Pública difundió un protocolo de prevención sanitario que establece ingresos con horarios escalonados, ventilación, lavado de manos, alcohol en gel y desinfección de los materiales y aparatos de uso común. El tapabocas es obligatorio para los estudiantes de enseñanza media y voluntario para los escolares y preescolares, y durante la práctica de deportes y recreos se buscará mantener la distancia física.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here