Este 19 de septiembre recordamos a quien quizás fue el artífice del éxito de los Beatles sin ser parte del cuarteto de Liverpool en el escenario: me refiero a Brian Samuel Epstein, quien nació el 19 de septiembre de 1934, hace exactamente 85 años y quien fue un hombre de negocios que se convirtió en el manager de los melenudos ingleses.

 

Fue tal la importancia de Epstein en la vida de los Beatles, que fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 2014. De ese tamaño su importancia y legado.

 

La historia nos dice que Brian estudió en la Royal Academy of Dramatic Art en Londres, y que al dejar la escuela, su padre lo puso al frente de una tienda de música inaugurada North East Music Stores. Una segunda tienda fue abierta en la calle Whitechapel, y Epstein fue designado responsable de dicha operación.

 

Para agosto de 1961 Brian comenzó una colaboración regular con una columna musical en la revista Mersey Beat, y se dice que su primer encuentro con los jóvenes Beatles se dio a partir de que Epstein vio el nombre del grupo en el cartel de un concierto, y de que varios clientes de su tienda de música comenzaron a preguntar por el encillo grabado por los chicos de Liverpool con Tony Sheridan en Alemania.

 

Como no encontraba el disco, decidió ir a preguntarle al cuarteto y acudió a The Cavern Club el 9 de noviembre de 1961, sitio en donde se presentaban cada noche. Epstein quedó impresionado con la actuación del grupo y ratificó su impresión al conocerlos personalmente. ahí cambió la vida para las 2 partes.

 

Epstein se convirtió en el representante de la banda a fines de 1961 y The Beatles firmaron un contrato de 5 años con él en enero de 1962. Brian se convirtió en una de las principales fuerzas detrás de la promoción y éxito inicial del grupo. Los convenció para que llevaran traje sobre el escenario y suavizaran sus actuaciones, además de que no fumaran ni comieran sobre el escenario, y agradecieran inclinando sus cuerpos al finalizar sus conciertos.

 

Rechazados por las principales discográficas de Inglaterra, Epstein consiguió un contrato con el sello Parlophone de la discográfica EM, donde conoció al productor George Martin, quien accedió a conocer el grupo y planificó una audición, siendo rechazado Pete Best, al que Martin sustituyó en las grabaciones por un músico de estudio. John, Paul y George pidieron a Epstein despedir a Pete, y Ringo Starr tomó su sitio.

 

El éxito de los primeros años fue determinante en la carrera de The Beatles de la mano de Epstein y de Martin, pero el rol de Brian se vio afectado desde 1965 debido a algunas malas gestiones en las que el grupo se vio perjudicado económicamente.

El grupo dejó de hacer giras en 1966, Brian entró en una depresión y  murió el 27 de agosto de 1967, un año después de que los Beatles abandonaran las actuaciones en vivo y el fin de semana en el que conocían en al Maharishi Mahesh.  Su muerte fue dictaminada como accidental, causada por una intoxicación gradual con barbitúricos.

 

Epstein gestionó todos y cada uno de los aspectos de la carrera de los Beatles, incluso ayudó a fundar la compañía que posteriormente se convertiría en Apple Corps. Tras su muerte, los asuntos de negocios del cuarteto empezaron a desmoronarse. John Lennon resumió el impacto de la muerte años después, al decir que “cuando Brian murió, supe que ahí se acababa todo”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here