Científicos de la Universidad Washington en San Luis, identificaron las proteínas TREM2 y MS4A, mismas que parecen estar asociadas con el riesgo de desarrollar alzhéimer.

El nuevo estudio publicado esta semana en la revista Science Traslational Medicine, aclara cómo la función de una de ellas podría dar cabida a una nueva estrategia terapéutica para retrasar la progresión de este trastorno neurodegenerativo.

El hallazgo es obra de un grupo internacional de expertos encabezados por la Universidad  alemana de Múnich, y según este estudio, el gen responsable de la producción de TREM2, receptor transmembrana que se expresa en las células microglías que forman el sistema inmunitario del sistema nervioso central, está relacionado con el deterioro cognitivo y el avance de la sintomatología clínica de los pacientes con alzhéimer o demencia incipiente.

Los investigadores midieron la concentración de TREM2 en muestras de líquido cefaloraquídeo de 385 sujetos de edad avanzada; un grupo era cognitivamente sano, mientras que otro sufría un deterioro leve y un tercer grupo padecía demencia.

Luego de 11 años y medio de seguimiento a estos pacientes, se observó que altas concentraciones solubles de esta proteína en las primeras etapas de la enfermedad dan como resultado una disminución más lenta de la memoria episódica o la cognición.

La pérdida de conexiones neuronales dentro del cerebro, responsables de la memoria y el aprendizaje, se origina en el funcionamiento del sistema inmunitario. Cuando se produce un daño en este último se desencadena una reacción inflamatoria en la que las microglías intentan contenerlo. “La expresión de la TREM2 en las microglías aumenta considerablemente durante la neurodegeneración”, destaca la investigación.

De acuerdo con el neurólogo Marc Suárez-Calvet, coautor del trabajo, las conclusiones apoyan la idea de que la TREM2 en cantidades importantes en ciertas etapas de la enfermedad de Alzheimer es “beneficiosa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here