Una de las actrices más hermosas del cine mexicano viene a la memoria de los cinéfilos de las décadas de los años 60 y 70…se trata de Fanny Cano Damián, que nació en el poblado michoacano de Huetamo el 28 de febrero de 1944: si viviera tendría hoy 76 años.

Apenas tenía 16 años de edad cuando fue elegida reina de la Preparatoria 2, y poco después fue nombrada princesa de la porra universitaria y reina de la U.N.A.M. donde estudiaba en Filosofía y Letras. Su deslumbrante belleza fue captada por  el publicista Jaime Valdés, quen la incluyó en 1961 en un taller de actuación dirigido por Seki Sano.

Ese año, Fanny debutó como actriz en el teatro en la obra Baby Doll, y de ahí brincó a la pantalla grande en la película El cielo y la tierra con Libertad Lamarque en 1962, para ser seleccionada al año siguiente para un papel estelar como pareja romántica de Cantinflas en la película Entrega inmediata.

La rubia se convirtió en una de las actrices más llamativas de la televisión con su trabajo en la telenovela La mentira en 1965, y refrendó su éxito en otros teledramas como Rubí en 1968, Yesenia en 1970 y Muñeca en 1974, donde fue reconocida como primera actriz.

Por su belleza Fanny Cano fue considerada una de las primeras mujeres fatales del cine mexicano a finales de la década de los 60 y los 70, participando en más de 30 películas y telenovelas, además de incursionar en el cine español.

Se casó en 1980 con Sergio Luis Cano y no tuvo hijos. En los últimos años de su vida, de la cual se despidió en plenitud, se alejó del mundo de la vanidad, vendió  sus propiedades, distribuyó bienes en su familia y se dedicó a hacer obras altruistas.

Cano dio un giro a su vida dedicándose de la meditación y el orden espiritual, hasta que murió de manera trágica el 7 de diciembre de 1983 cuando se dirigía a  la ciudad española de Santander.

Un Boeing 727-200 de Iberia y un DC-9-32 de Aviaco chocaron en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, cuando la aeronave de Aviaco, con destino a Santander, se encontraba en tránsito hacia la cabecera de pista y perdido debido a la niebla, ingresó a una la pista donde el vuelo 350 de Iberia despegaba rumbo a Roma.

El accidente fue considerado como error del piloto del DC-9. Ambas aeronaves quedaron destruidas y entre las víctimas del vuelo 350 de Iberia, se encontraba Fanny.

Sus restos fueron traídos a México y depositados en el Panteón Jardín, en el lote de la Asociación nacional de Actores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here