Para los amantes de la música clásica, Niccolò Paganini es una de sus grandes figuras históricas, y hoy viene esto a colación porque nuestro personaje de hoy cumple 279 años de fallecido, el 27 de mayo de 1840 en la ciudad de Génova

Paganini fue un afamado violinista, violista, guitarrista y compositor italiano, para muchos, uno de los violinistas más virtuosos de todos los tiempos, y contribuyó con sus aportaciones al desarrollo de la moderna técnica violinística.

Niccoló estudió desde niño con músicos locales en Génova, y empezó a estudiar la mandolina con su padre a los 5 años de edad. A los 7 comenzó a tocar el violín y se presentó en público por ´primera vez a los 9 años.

A los 13 realizó el joven prodigio su primera gira por varias ciudades de Lombardía, y fue hasta 1813 no se le consideró un virtuoso del violín. A los 16 años era conocido, pero cayó en un bache debido a su temprana adicción al alcohol, y cuenta la historia que una mujer lo rescató del vicio llevándolo a su casa donde aprendió a tocar la guitarra y el piano.

En 1801 compuso más de 20 obras donde combinaba la guitarra con otros instrumentos, y de 1805 a 1813 fue director musical en la corte de Maria Anna Elisa Bacciocchi, hermana de Napoleón.

dejó este trabajo para realizar giras por Italia, donde su forma de interpretar atrajo la atención de quienes le escuchaban. En París conoció al pianista y compositor húngaro Franz Liszt, quien fascinado por su técnica, desarrolló un correlato pianístico inspirado en lo que Paganini había hecho con el violín.

En 1833 en la ciudad de París le encargó a Héctor Berlioz un concierto para viola y orquesta; el compositor francés realizó Harold en Italia, pero Paganini nunca la interpretó. Renunció a las giras en 1834.

Su técnica asombraba tanto al público de la época que llegaron a pensar que existía algún influjo sobre él y sus adelantos musicales eran una obra de arte. Podía interpretar obras de gran dificultad con una de las cuatro cuerdas del violín y continuar tocando dos o tres voces, de forma que parecían varios los violines que sonaban. Además en la mayoría de sus espectáculos usaba la improvisación.

Sus obras incluyen 24 caprichos para violín, 6 conciertos y varias sonatas. Además creó numerosas obras en las que involucraba de alguna manera a la guitarra, exactamente 200 piezas. Llegó a poseer 5 violines, dos Stradivarius, 2 Amati y un Guarnerius (su violín favorito) llamado Il Cannone.

Su salud se fue deteriorando a causa de una tuberculosis diagnosticada en 1819, y en los años 1834 y 1840 padeció 2 fuertes episodios de hemoptisis, siendo el segundo el que precipitó su muerte.

Su técnica influyó en compositores como Julián Carrillo, Franz Liszt, Johannes Brahms, Serguéi Rajmáninov, Boris Blacher, Andrew Lloyd Webber, George Rochberg, Witold Lutosławski, Robert Fripp e Yngwie Malmsteen entre otros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here