Robert Boyle…seguramente el nombre no les dice mucho pero le cuento…nació en Waterford el 25 de enero de 1627, murió en Londres el 31 de diciembre de 1691, y fue un filósofo natural, químico, físico, inventor y hasta teólogo cristiano…

Como científico es conocido por la formulación de la ley de Boyle, y considerado  uno de los fundadores de la química moderna.

Robert Boyle  fue el decimocuarto hijo de un total de quince del aristócrata inglés Richard Boyle, conde de Cork, y Catherine Fenton, su décima esposa. De niño, Robert, aprendió a hablar latín, griego y francés, siendo enviado, tras la muerte de su madre al colegio de Eton. A los quince años partió de viaje a Génova y pasó el invierno en Florencia estudiando las paradojas de Galileo.

Boyle regresó a Inglaterra  a mediados de 1644 con un gran interés por la investigación científica y a partir de ese momento, dedicó su vida a la investigación científica y ocupó un lugar destacado en el grupo de investigadores, conocido como el “Colegio Invisible”, que se dedicaron al cultivo de la ” nueva filosofía”.

A partir de 1647 realizó varias visitas a sus fincas de Irlanda, y en 1652 decidió trasladarse a Irlanda, pero se frustró en su incapacidad para progresar con sus trabajos en química y en 1654, partió de Irlanda a Oxford para continuar con su obra.

Luego de leer en 1657 sobre la bomba de aire de Otto von Guéricke, se dedicó con ayuda de Robert Hooke a mejorar en su construcción y en 1659 desarrollo la “máquina Boyleana” con la que inicia una serie de experimentos sobre las propiedades del aire.

La reseña de la labor de Boyle con la bomba de aire se publicó en 1660 bajo el título “Nuevos experimentos físico-mecánicos, sobre la elasticidad del aire, y sus efectos”. Entre los críticos se encontró el jesuita Francis Line, y mientras respondía a sus objeciones Boyle hizo la primera mención a la ley que establece que el volumen de un gas varía inversamente con la presión del gas, la que se conoce en honor a él como Ley de Boyle.

En 1663 el Colegio Invisible se convirtió en la Royal Society de Londres para la Mejora de Recursos Naturales Conocimiento, y la carta de constitución otorgada por Carlos II de Inglaterra, designó a Boyle miembro del consejo.

Escribió una lista de 24 posibles inventos que incluía “La prolongación de la vida”, el “Arte de Volar”, la “Luz perpetua”, “fabricar armaduras muy livianas y extremadamente duras”, “Un barco capaz de navegar con todo tipo de vientos, y un buque inundible”, “una manera práctica y certera de determinar longitudes”, “drogas lo suficientemente poderosas como para alterar o exaltar la imaginación, despertar la memoria y otras funciones y apaciguar el dolor, adquirir sueño inocente, sueños inofensivos”, etc. La lista es extraordinaria porque excepto algunas pocas excepciones casi todos, se han hecho realidad.

En 1689 su salud comienza a debilitarse y poco a poco se fue retirando de sus compromisos públicos  e hizo público su deseo de ser excusado de recibir invitados, “a no ser en ocasiones muy extraordinarias”. En su tiempo libre Boyle se centraba en “su contratación espiritual, ordenar sus papeles”, y preparar algunas investigaciones químicas importantes que se proponía dejar “como una especie de legado hermético a los discípulos, estudiosos de este arte”.

Su salud empeoró en 1691, y falleció el 31 de diciembre de ese año, justo una semana después de la muerte de la hermana con quien había vivido durante más de veinte años. Robert Boyle murió de parálisis..

Boyle fue un alquimista convencido de la posibilidad de la transmutación de los metales, llegando a realizar experimentos con la esperanza de lograrlo; asimismo fue clave en la obtención de la abolición, en 1689, de la ley de Enrique IV contra la creación de oro y plata por medio de la alquimia.

Realizó importantes contribuciones en el campo de la física: la ley de Boyle, el descubrimiento del papel del aire en la propagación del sonido, las investigaciones acerca de la fuerza expansiva en la congelación del agua, acerca de la densidad relativa, la refracción en cristales, electricidad, color, hidrostática, etc. A pesar de ello, la química fue siempre su área predilecta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here