José de Jesús Alfaro Siqueiros, más conocido como David Alfaro Siqueiros nació en Camargo, en Chihuahua, el 29 de diciembre de 1896  y falleció en Cuernavaca el 6 de enero de 1974… Es considerado uno de los tres grandes exponentes del muralismo mexicano junto con Diego Rivera y José Clemente Orozco.

Su padre lo llevó a vivir a Irapuato donde realizó sus primeros estudios, en 1911 ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria y por las noches asistía a la Academia de San Carlos. A los 15 años participó en una huelga estudiantil en San Carlos, en protesta contra el método de enseñanza y por la destitución del director. A los 18, Siqueiros se unió al Ejército Constitucionalista de Carranza para luchar contra Victoriano Huerta, y al caer éste en 1914, se afianzó en la lucha posrevolucionaria. Después de que las fuerzas de Carranza tomaran el control del país, Siqueiros regresó a Ciudad de México para pintar antes de viajar a Europa en 1919.

En París, absorbió la influencia del cubismo y conoció a Diego Rivera, otro pintor mexicano de «los tres grandes» justo al comienzo de una carrera en el muralismo, y viajó con él por Italia estudiando a los grandes pintores al fresco del Renacimiento.

En 1922, regresó a Ciudad de México para trabajar como muralista para el gobierno y el secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, se impuso la misión de educar a las masas a través del arte público, contratando a artistas y escritores para erigir una cultura mexicana moderna. Siqueiros, Rivera y José Clemente Orozco trabajaron con Vasconcelos, quien les encargó murales para edificios destacados en Ciudad de México.

En 1923 Siqueiros ayudó a fundar el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Mexicanos Revolucionarios. Ese año, pintó su famoso y colosal mural Entierro de un trabajador en el hueco de la escalera del Colegio Chico, pero conforme el sindicato se fue haciendo más crítico del gobierno, que no había instituido las reformas prometidas, sus miembros enfrentaron amenazas de ver cortados los fondos que financiaban su arte y su periódico El Machete. Siqueiros fue despedido de su puesto docente en el Departamento de Educación en 1925, y permaneció implicado en actividades laborales, en el sindicato y en el Partido Comunista Mexicano, hasta que fue encarcelado y luego exiliado.

A principios de los años treinta, Siqueiros produjo una serie de litografías políticas expuestas en Estados Unidos. En 1932, celebró la exposición «Rectificaciones sobre el muralismo mexicano» en Taxco, y viajó a Nueva York, donde participó en la exposición de la galería Weyhe  «Arte gráfico mexicano». En  1936, Siqueiros también llevó a cabo una serie de talleres de arte experimental para estudiantes estadounidenses.

Debido al atentado contra León Trotsky, se exilió en Chile durante 1941 donde pintó Muerte al invasor y en 1944 emigró a Cuba donde pintó Alegoría de la igualdad racial, para luego regresar a la Ciudad de México y pintar en la ex aduana de Santo Domingo, de la Secretaria de Educación Pública su mural Patricios y Patricidas. En su casa, realizó el mural Cuauhtémoc contra el mito y pintó en el Palacio de Bellas Artes el tríptico Nueva Democracia. En 1947 realizó el lienzo titulado Nuestra imagen actual.

En 1952 inició el proyecto de los murales en la Universidad Nacional Autónoma de México, y realizó El pueblo a la Universidad y la Universidad al pueblo, inaugurado en 1956 en Ciudad Universitaria, en los muros de la Rectoría, junto con otras dos obras del mismo artista Las fechas de la historia de México y Nuevo Emblema Universitario.

En 1960 terminó el mural en el Castillo de Chapultepec titulado Del Porfirismo a la Revolución. Ese año, fue perseguido, aprehendido y acusado de disolución social, como presidente del “Comité de Presos Políticos y la Defensa de Libertades Democráticas”, siendo encarcelado cuatro años en Lecumberri, de donde salió el 13 de julio de 1964. Siqueiros reunió un equipo de artistas para realizar el mural que decoraría la Sala de Convenciones del Hotel Casino de la Selva con el apoyo de varios discípulos incluida Arenal Huerta, (sobrina de Siqueiros), quien perdería la vida el 10 de junio de 1969 al sufrir un accidente pintando en el Polyforum.

Debido a sus dimensionesel proyecto fue trasladado a la Ciudad de México para ser admirado y realizó viajes promocionales a Europa y Estados Unidos en compañía de los dueños del Casino, Manuel Suárez y Suárez. Finalmente, el Polyforum Cultural Siqueiros y su mural La Marcha de la Humanidad fueron inaugurados el 15 de diciembre de 1971 por el Presidente Luis Echeverría Álvarez.

David Alfaro Siqueiros recibió en 1966 recibió el Premio Lenin de la Paz y recibió el Premio Nacional de Bellas Artes de México. En 1968 terminó el mural La historia del teatro en la Asociación Nacional de Actores. Falleció en Cuernavaca, Morelos, el 6 de enero de 1974 en compañía de Angélica Arenal Bastar, quien fuera su inseparable compañera desde la Guerra Civil Española. Su cuerpo fue inhumado en la Rotonda de las Personas Ilustres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here