Hoy conoceremos la historia de quien fuera rey del reino unido durante la segunda guerra mundial, además de ser último emperador de la india. Te compartimos la vida y obra de Jorge VI.

Albert Frederick Arthur George nació en York Cottage, en la propiedad de Sandringham en Norfolk, Reino Unido, durante el reinado de su bisabuela, la reina Victoria, el 14 de diciembre de 1895. Su padre era el príncipe Jorge, duque de York, quien después se convirtió en Jorge V. Fue bautizado tres meses después en la Iglesia de Santa María Magdalena cercana a Sandringham, aunque en su familia le dieron informalmente el nombre de “Bertie”; sin embargo, a su abuela materna, la duquesa de Teck, no le gustaba el primer nombre y escribió proféticamente que esperaba que su último nombre, Jorge, pudiera suplantar al menos agraciado.

A menudo sufría problemas de salud y era descrito como “asustadizo y un tanto propenso a llorar”, y ante la lejanía de sus padres, como era la norma en las familias aristocráticas, sufrió tartamudez, así como una desviación en una pierna, por lo cual fue obligado a utilizar férulas correctoras. En su adolescencia se educó como cadete naval, guardiamarina en la Naval Real y en 1914 inició sus servicios en la Primera Guerra Mundial, trabajando como Oficial de torreta durante la Batalla de Jutlandia. En noviembre de 1918 pasó a ser oficial de Estado Mayor con la Real Fuerza Aérea, pero al año siguiente retomó su formación en Cambridge. El 4 de junio de 1920, Alberto fue nombrado Duque de York, conde de Inverness y barón de Killarney, adquiriendo sus derechos reales y representando a su padre en recorridos de minas de carbón, fábricas y patios de maniobras; a través de dichas visitas adquirió el apodo de “príncipe industrial”. Su tartamudeo y su vergüenza por ello, junto con su tendencia a la timidez, le hizo creer que era mucho menos impresionante que su hermano mayor, Eduardo, pero era físicamente activo y jugaba al tenis.

En 1920 conoció a la aristócrata lady Elizabeth Bowes-Lyon, la hija más joven de los condes de Strathmore y Kinghorne, casándose con ella en 1923 en la Abadía de Westminster y teniendo dos hijas: Isabel y Margarita. A causa de su tartamudez, Alberto temía hablar en público, por lo que encontró una forma de controlar su mal en Lionel Logue, un logopeda de origen australiano. El 20 de enero de 1936, murió el rey Jorge V, ascendiendo entonces el príncipe Eduardo al trono como Eduardo VIII, pero al querer casarse con la socialité estadounidense Wallis Simpson, el 11 de diciembre de 1936 abdicó del trono en favor de su hermano Alberto. El 12 de mayo de 1937 se realizó la coronación con el nombre Jorge VI para hacer hincapié en la continuidad con su padre y restaurar la confianza en la monarquía.

Su reinado estuvo marcado por diversos aspectos: la reafirmación de Canadá como un reino con gobierno autónomo, el apoyo atlántico al Reino Unido en cualquier guerra futura y la aceleración de la disolución del Imperio británico para que se convirtiera en una asociación voluntaria de estados independientes conocida como la Mancomunidad de Naciones, de la cual fue su primer mandatario; además, en 1947 la India británica se convirtió en los dos dominios independientes de India y Pakistán, para después convertirse en repúblicas, por lo que Jorge dejó de ser emperador de la India. Tras la declaración de la Segunda Guerra Mundial del Reino Unido a Alemania en 1939, Jorge VI se dirigió al pueblo por medio de un discurso, en el cual pidió que “se mantuvieran firmes ante los oscuros días venideros”; al quedarse en Londres, sobrevivieron a un bombardeo, pero no impidió que él y su esposa hicieran giras por el país y desarrollaran una gran relación con el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, lo que le dio gran popularidad.

Sin embargo, los problemas de salud del Rey se agravaron al ser diagnosticado con cáncer de pulmón, dado que era un fumador empedernido, además de que sufría de gran estrés; el 23 de septiembre de 1951 le fue extirpado el pulmón izquierdo, dado que le fue descubierto un tumo maligno y comenzó a ser sustituido en eventos y discursos públicos. Jorge VI falleció en su habitación de Sandringham House mientras dormía, a la edad de 56 años, el 6 de febrero de 1952, víctima de una trombosis coronaria. La princesa Isabel se convirtió en reina a la edad de 25 años. Nueve días después se realizaron sus funerales ante una gran multitud y enorme audiencia televisiva, siendo enterrado en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Jorge VI fue interpretado en más de diez ocasiones y por actores como Andrew Ray y James Wilby, entre otros, pero se recuerda más la personificación de Colin Firth, ganador del premio Óscar a mejor actor por la película de 2010, “El discurso del rey”, que también se llevó el premio a Mejor Dirección, Guion Original y Mejor Película.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here