James Watt nació un 19 enero pero de 1736 en Greenock, Escocia, y muripo en  Handsworth, Inglaterra, el 25 de agosto de1819…este personaje pasó a la historia por ser un ingeniero mecánico e inventor escocés, inventor de la máquina de vapor de agua, vital en el desarrollo de la primera Revolución Industrial, en Inglaterra y el mundo.

Nacido junto a la ciudad de Glasgow, su padre fue inventor naval y contratista, mientras que su madre, provenía de una familia distinguida y poseía una buena educación. Ambos practicaban el presbiterianismo y eran miembros activos del movimiento Covenanter.

Su delicado estado de salud durante su infancia provocó que Jamez no asistiera al colegio con regularidad, siendo educado por su madre y  asistiendo posteriormente a la escuela de Gramática de Greenock donde mostró habilidad manual y aptitudes para las matemáticas. James Watt vivió y trabajó en Glasgow y Birmingham.

Mientras trabajaba fabricando instrumentos en la Universidad de Glasgow, Watt se interesó en la tecnología de las máquinas de vapor y notó que los diseños desperdiciaban una gran cantidad de energía enfriando y calentando repetidamente el cilindro, por lo que inventó el movimiento paralelo para convertir el movimiento circular a uno casi rectilíneo, y el medidor de presión para medir la presión del vapor en el cilindro a lo largo de todo el ciclo de trabajo de la máquina, mostrando así su eficiencia y ayudándolo a perfeccionarla.

Watt introdujo una mejora en el diseño, el condensador separado, que evitaba la pérdida de energía, y mejoró radicalmente la potencia, eficiencia y rentabilidad de las máquinas de vapor. Finalmente adaptó este motor para producir un movimiento rotatorio, lo que amplió enormemente su uso más allá del simple bombeo de agua.

Watt ayudó al desarrollo de la máquina de vapor, convirtiéndola, de un proyecto tecnológico, a una forma viable y económica de producir energía, descubriendo que la máquina de Newcomen  que se usaba en aquellos tiempos, gastaba casi tres cuartos de la energía del vapor en calentar el pistón y el cilindro. James Watt intentó comercializar su invento, pero encontró dificultades financieras hasta que se asoció con Matthew Boulton en 1775.

Watt se opuso al uso de vapor a alta presión, y hay quien le acusa de haber ralentizado el desarrollo de la máquina de vapor por otros ingenieros, hasta que sus patentes expiraron en 1800.  Él creó la unidad llamada caballo de potencia para comparar la salida de las diferentes máquinas de vapor, unidad que en nuestros días se utiliza todavía, sobre todo en los vehículos.

Una vez jubilado, Watt continuó inventando, pero ninguna de sus últimas creaciones fue tan destacada. La unidad de potencia del Sistema Internacional de Unidades, el vatio —W— fue nombrada en su honor. La primera máquina se construyó en Kinneil, cerca de Boroughstoness en 1774. James Watt Falleció el 25 de agosto de 1819 en Heathfield, en su casa situada en Handsworth, Inglaterra, a la edad de 83 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here