El fiscal general de Ucrania, Ruslán Riaboshapka, anunció que se revisará el caso  de la compañía de gas ucraniana Burisma, que involucra a Hunter Biden, hijo del ex vicepresidente y actual precandidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., Joe Biden.

La empresa fue objeto de investigaciones por corrupción por parte de varios fiscales que iniciaron y detuvieron los casos en diferentes ocasiones mientras Hunter Biden estaba en la junta directiva de la empresa.

El caso está cerrado y en julio pasado, el presidente Donald Trump solicitó por teléfono a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, que reabriera la investigación del asunto, conversación clave para que la Cámara de Representantes norteamericana iniciara oficialmente un proceso de juicio político contra el inquilino de la Casa Blanca que podría resultar en su destitución.

Por otro lado, congresistas demócratas de la Cámara de Representantes filtraron conversaciones privadas entre integrantes del gobierno de Trump que evidenciarían los esfuerzos de la administración para presionar a funcionarios ucranianos con la intención de que sigan investigando a los rivales políticos del magnate.

Los legisladores emitieron un documento en que recopilaron mensajes de texto en los que miembros de la Administración Trump indicarían que habrían retrasado una posible reunión entre el presidente y su par ucraniano, porque estaba supeditada a las investigaciones “con motivaciones políticas” que solicitaba Washington.

En particular, en esa información se menciona una investigación que se refiere de manera explícita a las elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos en 2016 y a Burisma,  productor privado de hidrocarburos de Ucrania de cuyo consejo de administración era miembro Hunter Biden, hijo del exvicepresidente norteamericano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here